La plantilla del SAF denuncia abusos e incumplimientos de la firma concesionaria

La trabajadora del SAF de Vilagarcía, Marisol Gómez, ejerció de portavoz de sus compañeras en el Pleno de ayer | mónica ferreirós

Semanas de más de 40 horas de trabajo, jornadas a tres turnos con imposibilidad de conciliación y salarios precarios que “muchas veces ni llegamos a percibir de forma oportuna”. La trabajadora del Servizo de Atención no Fogar de Vilagarcía, Marisol Gómez, puso ayer voz a la situación que tanto ella como sus compañeras viven en su trabajo diario y bajo la empresa concesionaria del servicio, Aralia Servicios. Las profesionales acudieron al Pleno bajo el paraguas de una moción promovida por Podemos y para reclamar una fiscalización y control por parte del Concello que obligue a la empresa a cumplir con lo firmado. “Vulneran los derechos laborales de las trabajadoras”, denunciaron en su intervención. Una mala práctica que, explicaron, “se traduce en beneficios económicos para ellos que van en detrimento de nuestros salarios y en un ambiente laboral tóxico”.


Las trabajadoras se mostraron especialmente molestas con el alcalde, Alberto Varela, al que pidieron que se replantee la concesión y estudie la posibilidad de municipalizar directamente un servicio que llega a la población más vulnerable de la localidad. Y para él hubo también tirón de orejas. “Señor alcalde, lo digo con tristeza, ha tenido que esperar a que viniese la oposición para que nos escuchase de un modo formal”.


Municipalizar el servicio o -tal y como rezaba la moción de Podemos- elaborar un estudio que determine su viabilidad fue un punto rechazado de pleno por el gobierno socialista. Su portavoz, Tania García, insistió en que “o Servizo de Atención no Fogar é unha competencia que, tal e como marca a Ley de Dependencia, debe asumir o Sergas e sobre iso temos que loitar”. Aprovechó su intervención para asegurar que su teléfono “sempre está dispoñible” y para defender un pliego de condiciones del contrato “que é dos mellores de Galicia” pidiendo a las trabajadoras “paciencia porque hai agora dúas novas persoas ao frente do servizo”.


La portavoz de Podemos, María de la O Fernández, afeó la actitud de García y recordó que los problemas con la actual empresa concesionaria se agravaron con la pandemia, tal y como la propia formación denunció hace un año. “Non lles proporcionaban EPIs á plantilla”, recordó. “Vostede ten a chave para mellorar as condicións salariais destas traballadoras e tamén o servizo. Que vai facer vostede mañá por estas traballadoras? Dígallo”, inquirió. Preguntas que quedaron sin respuesta en el segundo turno de intervención.


El portavoz de En Común, Juan Fajardo, reflexionó sobre que “o que están pedindo é unha cuetión de dignidade e tamén de salarios, nun sector moi feminizado que sempre acaba levando a peor parte” y matizó que “parece que todas as empresas que traballan para o Concello fan o que lles dá a gana porque non utilizan ningún tipo de mecanismo de control. Son empresas piratas que buscan o beneficio económico e non garantir o servizo”.


Tanto el portavoz de Ciudadanos, David Oliveira, como la del PP, Yolanda Bóveda, mostraron en su intervención un apoyo a la moción de Podemos y a las reivindicaciones de la plantilla. La portavoz del BNG, Lucía César Veloso, sumó una sesión plenaria más sin acudir al debate. Fue el alcalde socialista el encargado de cerrar el turno de intervenciones ratificando las palabras de García de que no se hará un informe sobre la viabilidad de la municipalización del servicio. “Concellos de toda Galicia loitan para que sexa a Xunta a que asuma este servicio. Aprobar isto sería levar o camiño inverso”. Se dirigió a las trabajadoras para decirles que su la puerta de su despacho “está sempre aberto”. Una postura entendida por la oposición como para echar balones fuera.

La plantilla del SAF denuncia abusos e incumplimientos de la firma concesionaria

Te puede interesar