Ravella busca con Costas una solución a la falta de arena de O Preguntoiro

La playa vilaxoanesa presenta un aspecto descuidado con todo el hormigón al aire | gonzalo salgado

La falta de arena en la playa vilaxoanesa de O Preguntoiro es un asunto que ya está en conocimiento de la dirección provincial de Costas. Así lo explicó el edil de Medio Ambiente, Diego García, después de que los vecinos de la zona se mostrasen de nuevo críticos por el hecho de que la playa tiene todos los elementos de hormigón a la vista. Desde el Concello indican que fue el propio alcalde, Alberto Varela, el que trasladó al nuevo responsable del departamento provincial la problemática que existe en este arenal y espera recibir pronto una respuesta al respecto.


Lo cierto es que la solución no parece fácil y definitiva a priori. Tal y como explican desde la administración local la de O Preguntoiro es una playa artificial que se creó con aportes de arena que la acción de la marea tiende a comerse en muy poco tiempo. De hecho recuerdan desde Ravella que en el primer mandato de Varela se destinaron 100.000 euros a dotar de arena a esta playa y, a los pocos meses, esta había desaparecido prácticamente por completo. Algo que, si ahora se vuelve a actuar, podría suceder de nuevo.


A mayores actuar en la playa implica también llegar a acuerdos con la Cofradía de Pescadores de Vilaxoán, dado que esa zona acoge una concesión marisquera sobre la que no se puede actuar de forma libre ni sin diálogo previo.


Lo que está claro es que nadie parece negar que la imagen que ofrece ahora la playa de O Preguntoiro no es la más atractiva para la llegada de posibles turistas ahora en Semana Santa y un poco más adelante en la temporada estival. O Preguntoiro gozó en su día de la bandera azul y el distintivo le dio un impulso importante en cuanto a visitas. Más tarde fue la calidad del agua la que la privó de nuevo del paño azul.


Tras realizarse acciones encaminadas a resolver los problemas de saneamiento en la zona de O Freixo ahora el punto de atención vuelve a colocarse en la arena. Y no solo por el impacto estético, sino también por la peligrosidad que supone tener aristas de cemento al aire en una playa a la que acude mucha gente.

Ravella busca con Costas una solución a la falta de arena de O Preguntoiro

Te puede interesar