martes 22.10.2019

El Supremo absuelve a 14 tripulantes del Nikolay y confirma la pena para Prado

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo absolvió a catorce de los 21 tripulantes del mercante SV Nikolay Varna, interceptado en agosto de 2012 por el Grupo Especial de Operaciones, cuando navegaba con casi tres toneladas de cocaína a unas milla de Cabo Verde.

false
false

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo absolvió a catorce de los 21 tripulantes del mercante SV Nikolay Varna, interceptado en agosto de 2012 por el Grupo Especial de Operaciones, cuando navegaba con casi tres toneladas de cocaína a unas milla de Cabo Verde.  Las personas ahora absueltas fueron condenadas en su día por la Audiencia Nacional a 6 años y 1 día de prisión, al considerar el tribunal que aunque no formaban parte de la organización delictiva sí que conocía el contenido del cargamento. La sentencia del Supremo, con ponencia del magistrado Juan Ramón Berdugo, no comparte ese razonamiento y concluye que no existen pruebas suficientes para fundamentar la condena. Destaca que la sentencia recurrida no especifica quienes de los tripulantes participaron en la carga de la droga, como tampoco precisa el grado de conocimiento de cada uno de ellos.  
La sentencia rechaza asimismo el recurso de casación interpuesto por el sargento de Corcubión José Álvarez- Otero, pero sin embargo le rebaja la pena de 15 años y medio a doce, al considerar que lo impuesto por la Audiencia Nacional es excesiva, ya que no era el jefe, encargado o administrador de la organización criminal. Para quien se mantiene íntegra la pena es para Manuel Prado López, un vilanovés que en su día fue un histórico del contrabando que dio el salto a las sustancias estupefacientes.
La sentencia considera probado su papel clave en la custodia y descarga de la droga, pero también como hombre de confianza en Galicia de la rama colombiana de la red internacional de tráfico de drogas.
La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo echó por tierra todos los argumentos presentados por el arousano con el objetivo de eludir la prisión. El vilanovés, que es el padre de los hermanos Prado Padín, aportaba las instalaciones donde se celebraron buena parte de las reuniones para preparar la descarga, un furancho en Castroagudín propiedad de su familia. Precisamente en un anexo a este local alojó al enlace colombiano, Jairo Cardona, durante los meses en los que se preparó la operación. Los investigadores seguían de cerca sus pasos, lo que permitió frustrar la operación. Prado López trató de echar abajo las escuchas, pero el Supremo lo desestimó.

Un riesgo
Lo que sí pone en duda la sentencia es que los ahora absueltos conociesen el contenido del cargamento y estuviesen al tanto de la operación ilegal. De hecho, en la sentencia se recoge que “la organización no podía arriesgarse a que los 21 tripulantes conozcan la operación. En estos casos la posibilidad de éxito no aumenta, sino que disminuye considerablemente, pues de 21 personas puede haber alguna que no esté conforme y comprometa su buen fin”. Este nuevo fallo asesta otro golpe a la investigación, después de que la Audiencia ya absolviese al que la Udyco y el Greco consideraban cabecilla de la trama, el empresario Diego Vélez. l

Comentarios