jueves 26/11/20

La culpa es de los universitarios, dicen las familias

ahora que las fiestas de los universitarios están en el punto de mira hay muchos que claman al cielo contra esos jóvenes irresponsables que están provocando que los contagios se disparen. Se lo cuenta el abuelo al nieto en la comida familiar del domingo, la suegra a la nuera en el cumpleaños del niño y lo comentan los cuñados mientras toman café en el sofá. Por alguna razón que no alcanzamos a entender, seguimos creyendo que las reuniones familiares no suponen riesgo alguno de infección. Todo lo contrario. Es precisamente ahí donde nos relajamos, convencidos, inexplicablemente, de que ninguno de nuestros allegados va a ser portador del virus, y donde sin mascarilla y compartiendo mesa, cocina o salón acabamos iniciando un brote que luego, con mala suerte y cierta facilidad, se puede extender a colegios, trabajos y vecindarios. Pero la culpa es de los universitarios. Que también tienen lo suyo, por cierto. Pero no tanto como parece que nos quieren hacer creer. FOTO: alumnos de la politécnica de valencia vuelven a clase tras el cierre a causa de un brote en una fiesta | efe

Comentarios