sábado 5/12/20

El Deportivo aprieta el paso para llegar más rápido al fracaso

VALDANO, que no es precisamente el mudo de los siete enanitos, apela a la solidaridad oral para avalar la calidad de Seedorf y asegura que nunca vio a un jugador hablar tanto en un vestuario. Como si ser una cotorra significase triunfar en el fútbol. Según esa teoría, Fran, que cedía al capitán rival la posibilidad de elegir cara o cruz en el sorteo de campos para no tener que despegar los labios, no hubiese pasado de Tercera División. La habilidad para tolear la cabeza a la caseta con un pico de oro no parece suficiente para sentarse en el banquillo de un equipo cuyo único objetivo es evitar el descenso, como tampoco un currículum que se reduce a haber dirigido al Milán en 22 partidos y en trece a un equipo chino de Segunda División –acumulando más derrotas que victorias entre ambas experiencias–. De todas formas, lo peor de su contratación es que demuestra que la directiva está perdida y no sabe qué hacer para que la temporada en la que la meta era acabar por encima del Celta no concluya en un fracaso. ¡Ah! y la ruta para salir de ese aprieto no figura en ningún GPS. Mal va la cosa. FOTO: clarence seedorf, a su llegada a alvedro | patricia g. fraga

Comentarios