miércoles 20/1/21

En el peor momento de la pandemia

las navidades han pasado y han dejado un incremento en el número de contagios por coronavirus. Estamos en el peor escenario de cuantos se imaginaron. Ahora nos podemos poner a discutir quién es el responsable de este aumento. Si son los políticos por no haber decretado un confinamiento domiciliario duro o los propios ciudadanos que, de una manera o de otra, en alguna de las fechas más señaladas, nos saltamos la recomendación de grupos de seis y como mucho de dos núcleos de convivencia. Ahora mismo, ya da igual. Estamos ante un nuevo pico, una nueva ola (tercera, cuarta, nadie se pone de acuerdo en el número), y lo que habrá que hacer es recuperar aquello de “doblegar la curva” lo antes posible. El panorama en lo sanitario es desolador y en lo económico, en ciudades como Santiago o A Coruña, nos encaminamos sin remisión hacia un cierre de la hostelería. Son dos urbes que basan su economía en el sector servicios y hasta los comerciantes aseguran que el adelanto del cierre de bares y cafeterías a las seis de la tarde les está reventando las rebajas. Por desgracia hay que empezar a pensar que si no se articulan ayudas generosas y rápidas, muchos negocios, muchísimos, se quedarán por el camino. FOTO: las calles comerciales notan menos afluencia de clientes | aec

Comentarios