martes 18.02.2020

El regreso a Monte Alto fue tranquilo

XIAO Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–, protagonizó el verano pasado una versión libre del Dillo ti en Monte Alto, en la que, adoptando su otra personalidad, la de regenerador urbano, trató de convencer a los vecinos de que iba a convertir el barrio en el paraíso terrenal. Los residentes rechazaron su propuesta y él los despidió con un “Pensad bien el modelo de ciudad que queréis”, que muchos de los presentes se tomaron como una remasterización del amenazante “Capisci?” que las pelis de Hollywood ponen con frecuencia en boca de los mafiosos, una conclusión que parecía un tanto exagerada. Y o efectivamente o se trataba de una interpretación desproporcionada o los habitantes de Monte Alto tiene muy buen corazón y no le guardan rencor. El miércoles fue por allí acompañado por el concejal de Movilidad, el “ecuologista” Daniel Díaz Grandío, que es como ir solo, y explicó el proyecto de reforma de la calle de la Torre sin que hubiese un solo tomatazo. Se impone la paz mareante al menos hasta que empiecen las obras.

El regreso a Monte Alto fue tranquilo
Comentarios