lunes 01.06.2020

La transparencia se queda huérfana en Ourense

ASÍ transcurran siglos y siglos, nadie podrá arrebatar a José Luis Baltar el honor de haber fundado la primera dinastía política en la Galicia del siglo XXI. Hito que escenificó al transmitirle a su hijo la presidencia del virreinato de Ourense en 2012. Baltar I era un padre amantísimo para con sus paisanos, sobre todo con los que necesitaban empleo, a quienes colocaba en la Diputación, aunque supusiera que hubiese puestos cuadruplicados y hasta quintuplicados. Baltar II es también un gran padre de familia, tanto que no solo acoge en su seno a personas, sino incluso a ayuntamientos. Lo hizo con el de Os Blancos cuando lo devoraban las deudas. Pero hay quien no está por la familia numerosa, como Montse Blanco, que ha apostatado del PP y se ha convertido a la fe de Ciudadanos. Era la responsable provincial de Transparencia. A lo mejor estaba deslomada de tanto trabajar.

Comentarios