• Lunes, 24 de Septiembre de 2018

El caos de la movilidad comarcal

La tinta empieza a correr en forma de ríos por un asunto complejo

La tinta empieza a correr en forma de ríos por un asunto complejo pero al que entre todos, espero, le encontremos una solución razonable, equitativa y que beneficie a los que vivimos y convivimos en este lugar maravilloso que llamamos O Salnés. Habrán leído diferentes cruces de acusaciones entre nuestros colegas y vecinos de otros municipios y el verso suelto y díscolo de Ravella a causa del transporte comarcal. Y lo seguirán leyendo, porque tiene pinta de que va para largo...
Esta tormenta la inició, como no, el gobierno de Vilagarcía, por no haberse sentado con buenas maneras, diálogo y lealtad institucional a plantear su propuesta. Lo que pasa es que ninguna de las tres cualidades definen al gobierno local. Ninguna. Más bien todo lo contrario.
He de confesar que cuando leí en prensa que el gobierno de Varela hacía una propuesta para solucionar el problema del transporte público en la comarca me eché a temblar. Los mismos que en cuestión de movilidad lo que han hecho son brindis al sol como las anunciadas pero inexistentes ciclovías. Los que se han empeñado en “rehumanizar” la plaza de Galicia (y que ahora amenazan con rehumanizar también la Plaza de la Independencia), los que han transformado el centro de la ciudad en dos ratoneras, que te expulsan y te atrapan en kilométricas caravanas, quieras o no quieras, son los mismos “expertos” en tráfico y movilidad que ahora pretenden capitanear el transporte público comarcal... De locos. Entiendo el asombro y el cabreo de los demás, y hasta me parece poco.
Que Vilagarcía es cabecera de Comarca es indiscutible. Que concentra múltiples servicios administrativos, comerciales y sanitarios de uso necesario para los vecinos de los Concellos de la contorna, también. Pero que desde que los socialistas llegaron a Ravella cada vez les es más difícil acceder a ellos, tampoco tiene discusión. Que los propios vecinos de Vilagarcía sufrimos a diario su mala gestión en cuestión de tráfico es una verdad a gritos. Hay muchas parroquias y aldeas que no disponen de transporte público, pero es que además, si una vecina de Vilaxoán (donde sí hay línea de autobús) quiere llegar a la estación de tren en un medio comunitario, desde hace unos meses, tiene que salir antes de su casa para no perderlo porque el transporte urbano acumula retrasos insostenibles por culpa de las pésimas decisiones de este gobierno.
Creo que Vilagarcía tendría que cambiar la hostilidad que proyecta por culpa de sus gobernantes por el diálogo y la mano tendida. Somos la única ciudad de la comarca, donde tenemos una estación de tren remodelada, pegada a la estación de buses, con un Puerto a pocos metros y con muchos otros servicios que podemos utilizar todos y cada uno de los habitantes y visitantes de O Salnés. Ya saben que cada vez que un socialista (lo digo por Abel Caballero en Vigo) saca una carpeta con el cartel de “área metropolitana” se arma un lío monumental. Se ve que aquí en Vilagarcía cualquier cosa les vale a los regentes para desviar la atención del esperpento que han montado “malordenando” un tráfico que antes iba bien y ahora no avanza. Se han vuelto a enrocar y no se entienden ni entre ellos. Y ahí están, más solos que la una.
Mis compañeros y compañeras de partido en Vilagarcía, tenemos claro que SIEMPRE Vilagarcía y los vilagarcianos serán lo que nos mueva, y los defenderemos a capa y espada ante todo y ante todos.