Sábado 16.02.2019

#yovoy

Hoy es un día histórico para este país. Hoy vamos a demostrar que España es una nación unida y única, que se siente amenazada por los separatistas y por quien le ha puesto un plato a la mesa a los que quieren resquebrajarla hasta romperla. Los atajos en la vida y en la política te pueden hacer llegar antes al destino (y en algunos casos llegar a donde no estaba previsto), pero a veces son sinónimo de peligro y desastre, y eso es lo que estamos padeciendo desde la “okupación” de la Moncloa por Pedro Sánchez: vivir día a día como en una ruleta rusa.

La Plaza de Colón de Madrid es hoy el escenario de la realidad de España. Una manifestación sin siglas, pero con colores, concretamente el rojo y el amarillo. Ni más ni menos. Ni esteladas, ni banderas con estrellas rojas, ni partidismos, ni nada. Sólo la defensa de lo nuestro: España y los españoles ante quienes quieren amenazarla y romperla.

Los que han utilizado la calle hasta la extenuación con el objetivo de desgastar gobiernos del PP, que realmente era el único interés que les unía, hoy están escondidos.

Los que se apropiaron de una manera de agitar la política a base de gritos y megáfonos para proponer más ruido que alternativas están hoy callados. Los que creyeron que seríamos cuatro gatos gritando por una España fuerte hoy se ponen cascos para intentar no escuchar el clamor de la ciudadanía, de todas las edades y todos los espectros ideológicos.

Esta semana algo ha cambiado. Desde que se anunció la convocatoria de esta macromanifestación ciudadana el sentimiento, quizás adormilado o quizás hastiado, de esa mayoría silenciosa de muchos hombres y mujeres de este país se ha despertado de golpe. “Tenemos que parar esto entre todos” decían los que llamaban a nuestra sede para subirse a los buses rumbo a Madrid. El mayor logro de Pedro Sánchez no es comer lubina salvaje a miles de pies de altura en el Falcon, eso lo hace hasta un Presidente socialista que nadie ha votado. Su mayor logro, y probablemente el único, es haber reactivado a la inmensa mayoría de los españoles para que le desaojen cuanto antes del Gobierno. Lo de los plagios, lo de los ministros dimitidos, las sociedades opacas en paraísos fiscales, el varapalo de Andalucía, o ni siquiera saber qué es un relator… eso, ya va en el ADN del viejo y del nuevo PSOE. Hay cosas que nunca van a cambiar.

Lo que está pasando en el socialismo actual ya me suena… Los barones de su partido, como González o Guerra, desautorizan públicamente y sin miramientos a su sucesor y éste recula. Sánchez fue, es y será siempre cuestionado por sus propios compañeros porque traiciona a sus conciudadanos y ahora se ha metido a vendedor de países. El colmo es que el que ha hecho vicepresidente de facto a Pablo Iglesias, conocido por escorarse del lado del régimen de Maduro (que en lugar de adelgazar, mata de hambre y de falta de medicamentos a los venezolanos) vaya ahora diciéndole a Maduro que tiene que convocar elecciones. ÉL!!! Que se comprometió a hacerlo inmediatamente después de la moción de censura y una vez que puso la Moncloa a su gusto y empezó a pasear por el mundo en Falcon, dijo que ni hablar!!! Cosas de los socialistas de capa caída.

No sé cómo se verá la histórica movilización ciudadana de hoy en Colón desde el avión presidencial o desde el casoplón de los Iglesias-Montero. Supongo que en lugar de intentar reflexionar sobre la respuesta de la ciudadanía, se autoencargarán un barómetro al CIS, mandil y gorro de cocineros incluidos, para concluir que son cuatro puñados de exaltados (desde los niños a los más veteranos…) La miopía política siempre es el preludio a estamparse contra el muro de las urnas. Pero mientras tanto Pedro Sánchez se va a llevar por delante a muchos de los suyos y por desgracia muchos de los avances logrados por el Gobierno de Rajoy. Hoy comienza en Madrid, en Colón, el principio del fin de algunos en política y conllevará una cascada de malos resultados a quienes los defienden y se oponen a España. Ya queda menos…

#yovoy
Comentarios