lunes 01.06.2020

Rendimiento político

desde hace algún tiempo me vengo preguntado ¿Hay algún estudio sobre el rendimiento de los políticos en el ejercicio de su función? ¿Están realmente preparados para representar al pueblo que los elige? Estas dos de las muchas que me hago y que posiblemente se harán muchos lectores, no entro en cuestiones ideológicas, sino de la función normal que deben desarrollar en su puesto para el que fue elegido y que en la mayoría de los casos no demuestra ni su capacidad, ni tampoco parece saber ocupar el lugar para el que se le eligió.
Cuando un político es colocado en alguna lista, debe tener teóricamente algún mérito sobre su capacidad de trabajo y responsabilidad en la función que va a desempeñar ó que sea algo que ya realizó con anterioridad, pero a tenor de los resultados que se observan no parece que sea así y que cualquiera que se preste, puede ir colocado en ellas. No parece que su preparación sea la herramienta principal para resolver los problemas de los ciudadanos, que al fin y al cabo son los que van a pagar su salario. 
¿Pero rinden profesionalmente lo que realmente reciben de las arcas públicas? O ese salario es excesivo para lo que esa persona puede hacer por las necesidades del propio pueblo que le eligió, ¿Es mucho o poco lo que percibe? Todo es cuestión de que hay café para todos, hagan lo que hagan y tengan la formación que tengan, no hay diferencias económicas en ese aspecto.
De modo que cuando una persona es elegida para desempeñar un cargo público, después de las votaciones en las urnas y se pone a andar el gabinete que tiene que desempeñar los problemas ciudadanos, estos se hallan todavía con más problemas añadidos, lo que desea el ciudadano, no es que la administración le coloque más problemas, sino que los resuelva, dando soluciones a sus necesidades urbanas, económicas, sociales, culturales, etc. Así es como se interpreta la vocación, pagada eso sí, de los representantes elegidos. No puede ser que piensen desde el primer instante, que son puestos vitalicios y se apoltronen en ellos, para no dar soluciones a los ciudadanos y pensar solo en sus aspiraciones políticas.
Los ayuntamientos, no son los lugares apropiados para ello, ya lo decía el alcalde republicano coruñés, Suárez Ferrín, se viene al ayuntamiento a trabajar por sus vecinos, el que quiera hacer política, se equivocó de escenario. Un alcalde cuando es electo, lo es por una parte de la población, pero cuando accede al cargo al igual que los concejales de turno, se convierten en los representantes de todo el pueblo, le hayan votado ó no. 
Esto es algo de lo que la Marea obvio y no se puede decir en este momento que los votantes, les tratasen mal, han obtenido seis puestos en el pleno municipal y no está nada mal, para lo que han hecho en toda la legislatura. Esperemos que la cordura se centre y la ciudadanía vea sus problemas resueltos y participe activamente en las decisiones del municipio. Ya que es de todos, no de unos cuantos. Por eso ahora más que nunca es preciso saber su rendimiento y su capacidad para merecerse el salario que han de percibir. 

Comentarios