José romero p. seguín

La función

A todos estos hombres, cada día de promesas políticas y usuras económicas les cuesta sangre, sudor y lágrimas.Estamos en manos de un puñado de miserables y no nos queda sino estar a su altura; esa es la triste representación, porque en esta tragedia, qué triste, se asienta el pasado, se afronta el presente y se diseña el futuro.

“La herejía de Sánchez”

Porque si a la falta de rigor a la hora de castigar los delitos de corrupción, malversación y prevaricación se une que cada taifa cuenta con su aparato judicial, a esto se añade que sean ellas quienes regulen el régimen penitenciario y a todo ello se suma la arbitrariedad del indulto, no cabe sino preguntarse ¿qué los detendrá en sus desmanes sino el desmán de la impunidad?

La prevalencia del verdugo

No mintió, solo que no es la mía, es la suya, la de su partido, la de su gobierno, porque no me cabe abrazar a un gobierno que es capaz de quebrar el elemental marco de confianza ciudadana hacia la legalidad y su aplicación en igualdad de derechos y deberes para todos los ciudadanos.