El viento tira varias torretas de alta tensión y provoca múltiples daños en vías y viviendas

El Ideal Gallego-2017-02-05-018-0aabc50b
|

El temporal de viento y lluvia continuó afectando a Galicia durante la tarde del sábado, con menor intensidad, aunque arrastrando centenares de incidencias a su paso.

En total el servicio de Emergencias del 112 gestionó 340 alertas durante la tarde, la mayoría en Pontevedra y A Coruña. Los problemas más frecuentes se debieron a caída de árboles o ramas a las carreteras, además de postes o cables de la luz.

A pesar de ello, también se registraron inundaciones en viviendas de algunas localidades y daños en tejados y fachadas de algunos edificios.

Continuaron, asimismo, los problemas de suministro eléctrico en todas las provincias y que en concreto afectan a 25.793 gallegos. Por provincias, A Coruña cuenta con 8.608 afectados, Ourense-Lugo 10.938 y Pontevedra 6.247, según datos de Unión Fenosa.

Una de las incidencias más graves ocurrió en Lourenzá, donde el viento tiró dos torretas de alta tensión. Una de ellas quedó sobre la carretera que va a Trabada que fue cortada.

En Redondela, además, un árbol cayó sobre una línea de media tensión, y los cables corrían el peligro de caer sobre la vía del tren. El Servizo de Emerxencias de la localidad se encargó de retirar el árbol durante la tarde, en Soutoxuste, en la parroquia de O Viso. Hasta el lugar también se desplazó personal de la compañía eléctrica.

Asimismo, en O Rosal, el viento provocó el desprendimiento de la cubierta de una granja de pollos, situada en O Casal. Las chapas del tejado quedaron esparcidas por la propiedad de la granja y las fincas colindantes.

Por otro lado, se cerró el complejo deportivo de Monterrei por precaución a causa del temporal, una medida que se está aplicando en otras localidades.

Las incidencias por el temporal llevaron a reordenar el tráfico en las carreteras gallegas, como en la rotonda de Orro, debido al desprendimiento de paneles antirruído adosados a los pretiles metálicos del viaducto en la AC-549.

También permanecía cerrada el tráfico, al cierre de esta edición, la PO-534 en Forcarei, por la caida del tendido eléctrico de alta tensión. Otros problemas con postes y cableado se han dado en vías como la AC-543 y la PO-532.

Por otro lado, se registraron numerosos desprendimientos y bolsas de agua en varios puntos de la red de carreteras autonómica, y fue necesaria la intervención de la máquina quitanieves en la OU-122, en Ourense.

La Dirección Xeral de Emerxencias e Interior de la Xunta ha decidido además activar el “Plan Especial para o risco de inundacións en Galicia”, tras el aviso de la Confederación Hidrográfica do Miño de niveles significativamente altos y la posibilidad de crecida del río Azúmara en Beguntillo, en Castro de Rei.

El conselleiro de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, se ha desplazado ayer para comprobar los daños provocados por el temporal a los centros educativos. En concreto, al CPI Antonio Orza de Boqueixón, al que el viento arrancó la cubierta durante la noche.

El litoral gallego permanecerá hoy en alerta naranja por un nuevo temporal costero que afectará al noroeste y oeste de la provincia de A Coruña y a la costa lucense a partir de la tarde.

Se esperan vientos del Oeste de fuerza 7 y 8 y mar combinada del oeste con olas de entre cinco y seis metros. En Lugo, el viento podrá alcanzar fuerza 8-9.

Además, en la provincia de Pontevedra se activa una nueva alerta naranja por viento que afectará a toda la región a partir de la tarde con rachas que podrán alcanzar los 100 kilómetros por hora.

aviso por nieve

En la montaña de Lugo e Ourense, a partir de la media noche y hasta la tarde de hoy, permanecerá activo el aviso amarillo por nieve y se esperan acumulaciones de hasta 18 centímetros y la cota en torno a los 700-900 metros.

El Ayuntamiento de A Coruña informó que mantendrá hoy el dispositivo de seguridad municipal activado debido al temporal, según informa el Consistorio.

A pesar de que se prevé que la fuerza del viento se reduzca, indica que lo hará para “prevenir cualquier situación que pueda conllevar riesgo para la ciudadanía”. Por este motivo, se mantendrán cerrados los accesos a los arenales de la ciudad, así como precintados los parques y jardines. Las zonas deportivas al aire libre también permanecerán sin actividad.

En concreto, hoy se mantendrá durante toda la jornada la alerta de nivel naranja del mar con olas que pueden llegar a los ocho metros.

La alerta naranja también está decretada por viento en el litoral, con vientos de fuerza ocho.

Los cuerpos de seguridad municipales recuerdan a la población la importancia de extremar las precauciones y no acercarse a la zona de costa debido al riesgo que entrañan los posibles golpes de mar.

Los ayuntamientos atendieron durante la pasada noche  decenas de incidencias a causa de árboles caídos, actuaciones en la propia calzada o desprendimientos de cubiertas, entre otras. n

El viento tira varias torretas de alta tensión y provoca múltiples daños en vías y viviendas