La Audiencia retoma el juicio por la desaparición del socio de Pelopincho

GRAF7601. PONTEVEDRA, 21/03/2019.- En la foto el único de los acusados ,que se encuentra en la cárcel de A Lama(Pontevedra), a su llegada a la Audiencia Provincial de Pontevedra donde se juzga a cuatro personas que se enfrentan a diez a&ntil
|

La Sección Cuarta de la Audiencia de Pontevedra retomará el día 19 el juicio contra cuatro arousanos por el supuesto secuestro de José Bernardo Villaverde Amil, socio del narcotraficante, también en paradero desconocido, Pelopincho. La vista se suspendió en marzo de este año por la ausencia de su mujer, la última persona que lo vio marcharse con algunos de los acusados y por tanto, testigo clave para la Fiscalía. Pide 10 años de prisión para cada uno como autores de un delito de detención ilegal agravada. 

El Ministerio Público había solicitado el archivo provisional de la causa hasta localizar a V.O. asegurando que es un testigo esencial en torno a la cual “se desarrolla toda la trama y que sin su declaración “no sería posible articular adecuadamente la acusación”. Al parecer reside en Bolivia y fue la última que vio en persona a Villaverde Amil, a las 12 horas del 19 de noviembre de 2010. 

Fue ella quien denunció su desaparición que, según los investigadores podría haber sido víctima de un ajuste de cuentas relacionado con el tráfico de drogas. Según su declaración inicial, el cambadés Manuel Sineiro F., conocido como Machucho, se personó en su domicilio, ubicado en el barrio pontevedrés de Monteporreiro, y se fue con su marido en su coche. El fiscal señala que previamente, era una persona conocida y el desaparecido se fue con él “confiado en tal vínculo y sin conocer sus verdaderas intenciones”. A este coche le siguió otro ocupado por varios hombres, entre ellos José Manuel F.T., Fernando S.S. y J.J.C.G. Según el Ministerio Público, los acusados se habían reunido el día anterior en un hotel de Santiago para “realizar los preparativos de la captura y desaparición” del pontevedrés. 

Defensa 
No es la primera vez que la vista por este caso se suspende por la ausencia de esta testigo. Así lo recordaba en marzo la abogada de uno de ellos, señalando que, debido a esta situación, la Audiencia debía dictar una sentencia absolutoria porque la Fiscalía “sabe que la única prueba que tiene” es el testimonio de una persona que “no quiere saber nada del asunto”, que “no tiene ningún interés en colaborar con la justicia” ni tampoco “dar norte” de dónde está su marido. Tampoco en la nueva vista, que tendrá lugar el próximo día 19, está garantizado que se pueda contra con la declaración de V.O. 

El último contacto que mantuvo con su marido fue aquel mismo día, más tarde, cuando le llamó y le dijo que llegaría por la tarde, pero nunca más se supo de él. Tampoco del narcotraficante ribeirense José Antonio Pouso Rivas, Pelopincho, que también desapareció por aquellas fechas. Los investigadores siempre han sospechado que ambos fueron víctimas de un ajuste de cuentas por el malogrado alijo de hachís del barco “Gabri III”, que se hundió frente a las costas de Portugal poco antes de la desaparición de los dos, a los que se consideraban socios en este negocio ilegal.

La Audiencia retoma el juicio por la desaparición del socio de Pelopincho