Reportaje | La Feira Cabalar salva una jornada con pérdidas de 8.000 euros en la cita gastronómica

|

La Feria Anual del Caballo celebrada ayer con exhibiciones en el recinto ferial de O Mosteiro salvó la jornada en la que, por primera vez en 17 años, Meis se quedó sin su fiesta de la Carne de Potro. La afluencia a la cita ecuestre fue la habitual, pero la carpa gastronómica en O Mosteiro lucía vacía a la hora de comer.
Aunque la organización lo quiso intentar el día anterior hasta el último momento, la intervención de más de 300 kilos de la carne por Sanidade hizo imposible disponer de producto con tiempo suficiente para la preparación.
Así lo confirmaban ayer desde la asociación que este año se estrenaba en la organización, A Carballeira, decepcionados, sorprendidos y molestos a partes iguales. Ayer afirmaban que la carne se trató “como sempre” en los 16 años precedentes, desde el matadero al transporte y a la preparación. “Houbo unha única diferenza: Que este ano, en vez de troceala os veciños, fixérono os carniceiros. Todo xente con carné de manipulador de alimentos, con todo o necesario”, insisten defendiendo el tratamiento de la comida. No entienden, de hecho, “por que se presentaron este ano” en O Mosteiro para intervenir la carne y, aunque sin certezas, sospechan que alguien pudo precipitar algún tipo de boicot a la nueva comisión. “A carne estaba ben. Pero se queren, fastídianche sempre con alguna cousa”, afirman. La inmovilización de la carne, de hecho, fue cautelar, por no haber constancia documental de su procedencia, conservación y tratamiento.
 

En el aire para 2018
Tal es el descontento en la comisión que dudan incluso de la continuidad de la fiesta culinaria para el próximo año. “Non sabemos. O ano que vén poden volver fastidiarnos por calquera cousa” y temen otro episodio similar. El de este año, por lo pronto, le supuso pérdidas de unos 8.000 euros entre la carne adquirida que no pudieron vender y el alquiler de la carpa.

Reportaje | La Feira Cabalar salva una jornada con pérdidas de 8.000 euros en la cita gastronómica