Una obra provoca un río de lodo en Guillán: “Nos fuimos a la cama con el miedo en el cuerpo”

El lodo baja sin freno desde el monte y afecta a los accesos a viviendas y al lavadero municipal | gonzalo salgado
|

Vecinos y comuneros de Guillán reclaman que se tomen medidas ante el río de lodo causado por los movimientos de tierra de una obra, al parecer una plantación vitivinícola. “Si viene lluvia fuerte me lleva la casa”, asegura María José Alcalde, una de las vecinas afectadas, que asegura que la noche en la que las previsiones hablaban de la llegada del temporal Hortensia “nos fuimos a la cama con el miedo en el cuerpo”.

El barro rodea su vivienda y baja decidido por las escaleras que van a dar al lavadero, con el vaso ya de color marrón. Los recuerdos de las inundaciones de 2006, cuando la ceniza bajó desde los montes, todavía están muy vivos en esta vecina de Guillán, que no se explica cómo se permitió la obra. “Talaron unos árboles que había y quieras que no, el monte, por poco que tengamos, protege”, reflexiona.

Los vecinos llevan ya más de una semana sufriendo esta situación y los comuneros ya pusieron sobre aviso a la Policía Local. Además, denuncian que cerca de la zona hay una fuente pública a donde van a coger agua muchas residentes en Guillán, pero también en otros puntos de Vilagarcía. “Meteron un rego, canalizaron todo cara ao camiño e agora está feito un cristo”, explican desde la Comunidad de Montes.
María José Alcalde se queja de que las inversiones en esa zona han sido más bien escasas. “La carretera que ahora deshicieron los camiones y los tractores la hicieron mi marido y otro vecino, piedra a piedra. El Concello aquí nada. Impuestos pagamos como todos y cada vez más”, se queja esta vecina, que está realmente preocupada. “Con que llueva solo un pelín más, me lleva todo arrastro”, denuncia Alcalde.

Una obra provoca un río de lodo en Guillán: “Nos fuimos a la cama con el miedo en el cuerpo”