Cea busca ser destino del senderista y liberarse de la basura

El embalse y la zona de la cantera son dos espacios muy atractivos para el visitante, pero no se libran de los vertidos | gonzalo salgado
|

El confinamiento sirvió para que muchos descubrieran los beneficios del paseo al aire libre y la naturaleza en la salud física y mental. En una época en la que la vida surge entre cuatro paredes, lugares como los montes de Cea se convierten en espacios en los que, al fin, respirar. Es algo que los comuneros de la parroquia llevan tiempo defendiendo y ahora se ven con ganas de impulsar un proyecto para erigir sus rincones como punto de encuentro entre los amantes del patrimonio natural y cultural.


Y es que una de las actuaciones que están sobre la mesa es la limpieza y acondicionamiento de los petroglifos y su entorno para difundir un conjunto que salió a la luz tras unos incendios y que sigue siendo todo un desconocido. En este sentido, los comuneros quieren dejar claro, tras recibir varias llamadas preguntando por la zona de O Sobreiro, que el conjunto rupestre se encuentra en la cuenca del Río Salgueiro.


Una vez que estas actuaciones, que fueron encomendadas por el Concello a la empresa A Citania Arqueoloxía y que parecen a punto de comenzar, estén listas, Cea contará con otro espacio atractivo para el visitante. Los comuneros quieren unir este punto patrimonial con las sendas que hay en la parroquia y que también precisan de ciertas labores de adecentamiento. “Queremos hacer paseos medioambientales para que la gente disfrute del monte”, asegura Luis Piñeiro, directivo de la Comunidad de Montes. La zona baja del embalse, como punto de partida, la Ruta dos Castiñeiros o la pista que va desde la antigua cantera, también espacio por potenciar, son algunas opciones.


Quads y motos, un problema

Pero para ello es necesario librarse de dos tipos de contaminación que sufren los montes, también en Vilagarcía. La primera, y más evidente, es la que provocan los vertidos incontrolados. “El otro día llevamos sofás y neveras al Punto Limpo”, explica Piñeiro, que destaca que el Concello es el que asume la mayor parte de la limpieza de la basura que la gente deposita en estas zonas. En cuanto aparecen vertederos, los comuneros dan aviso al Seprona. El aviso ciudadano es, por el momento, el único recurso del que disponen, ya que poner videovigilancia sería estéril. “No se puede controlar el monte con cámaras. Son más de seiscientas hectáreas”, señala Piñeiro. En alguna ocasión lograron localizar al incívico propietario de la basura, como cuando se dejó papeles con datos de identificación. En esos casos, optan por medidas ejemplarizantes como hacerle limpiar lo que tiró y el resto. Pero no siempre se da esa suerte, y los montes siguen siendo escenario de vertidos. Los motivos que llevan a una persona a dejar un sofá a escasos metros del punto habilitado para ello son difíciles de descifrar, pero los comuneros piden concienciación ciudadana.


Otro tipo de contaminación a la que tienen que hacer frente es a la acústica, que provoca el ruido de vehículos como motos o quads, totalmente prohibidos en pistas forestales. Ya no solo por las molestias que ocasionan a los que quieren disfrutar del monte con tranquilidad, sino también por los peligros que suponen para senderistas, ciclistas o los comuneros que están trabajando en sus terrenos.


Es un problema que la Comunidad de Montes de Cea lleva años denunciando y que ahora también afecta a otras zonas, como la recién creada Vía Verde do Salnés. “Ellos saben que no pueden andar en pistas forestales. En el monte hay conejos, está naciendo una flora de pinos nuevos, y campan sin permiso con motos y quads, cargándose todo lo que está brotando”, lamenta Piñeiro.


Ordenación de lindes

Pero estos no son los únicos frentes en los que trabajan los comuneros, que siguen adelante con sus líneas de actuaciones silvícolas y contraincendios, para las que reciben ayudas del Concello y de la Xunta. En estos momentos, están abiertas varias vías para buscar nuevas formas de explotación del monte. Los comuneros de Cea tienen varias propuestas sobre la mesa, pero las están estudiando junto a sus servicios jurídicos.


Al mismo tiempo y de forma paralela, la Comunidad que preside Julián Abuín lleva a cabo un intenso trabajo de ordenación de los lindes del monte, dirimiendo qué propiedades son de particulares y cuales no. Ya se hicieron cartografías con puntos gps con los lindes con otras parroquias, como Bamio o Trabanca Badiña, y ahora están centrándose más en el aspecto de las titularidades. Hace unos días, presentaron una denuncia por cierres con piedras efectuados sobre unas fincas sin permiso. En definitiva, un intenso trabajo para hacer del monte un lugar del que disfrutar.

Cea busca ser destino del senderista y liberarse de la basura