El mejillón resiste bien el estrés

Diario de Arousa-2016-03-08-005-528584a0_1
|

El mejillón es, por genética, uno de los moluscos bivalvos que mayor resistencia muestra al estrés. Al menos eso es lo que se desprende de una tesis doctoral realizada en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) firmada por Rebeca Moreira. En la investigación la autora estudió la expresión de 13 genes relacionados con el sistema inmunitario en la almeja fina y también en la japonesal. También desarrolló estudios específicos en especies como el mejillón, tan importante en la Ría de Arousa.
      Las conclusiones del estudio señalan que la almeja japonesa ante una infección bacteriana tiene una respuesta más “rápida y efectiva” que la almeja fina. Además inciden en que las larvas de tan solo un día de especies como el mejillón ya son capaces de “fagocitar” partículas extrañas. De ahí que se diga que sea este molusco uno de los que mejor resiste el estrés y los patógenos.
      Esta tesis doctoral se titula “Avances en el sistema inmunitario de moluscos bivalvos: una aproximación genómica” y cuenta ya con una mención internacional. De hecho sus resultados ya han sido publicados en artículos científicos en revistas como la “BMC Genomics” o la “Fish & Shellfish Immunology”. Rebeca Moreira manifiesta que “la acuicultura se enfrenta a un grave problema: las enfermedades de las especies y sus consiguientes pérdidas de producción y económicas”. Es por ello que entiende que “para hacer frente a esta problemática es fundamental conocer el sistema inmunitario de las especies, sobre todo de los moluscos”. En el mismo estudio refiere la autora que “Galicia es un enclave perfecto para el cultivo de moluscos bivalvos y la acuicultura, especialmente de mejillones y almejas, es muy importante en la economía local”.
      En la tesis doctoral la autora explica como se sometió a especies como la almeja japónica y fina y como se probó su resistencia frente a un patógeno que causa graves mortandades en la especie como la “V. Alginolyticus”. En el mejillón se observó que la “inmunocompetencia surge rápido: Un día después de la fertilización de las larvas ya son capaces de fagocitar partículas extrañas y la expresión de genes relacionados con el sistema inmunitario aumenta a partir del segundo día de vida de la especie”. Una tesis que obtuvo en la presentación un sobresaliente.

El mejillón resiste bien el estrés