BioNTech prevé aumentar la producción de la vacuna para cubrir la demanda en la UE

Una sanitaria extrae una dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech en Polonia | efe
|

La empresa alemana BioNTech, que desarrolló la primera vacuna contra el coronavirus junto con el consorcio estadounidense Pfizer, aumentará la producción para cubrir las necesidades de los países de la Unión Europea, en los que hay de momento cierta escasez para lograr inmunizar a toda la población.

En una entrevista con la revista “Der Spiegel” el CEO de BioNTech atribuyó la escasez actual en parte a la política de compras de la Unión Europea en la que el proceso fue mas lento que en otras partes del mundo.

“El proceso en Europa no fue tan rápido y directo como en otros países y eso se debe también a que la UE no autorizó los pedidos directamente sino que los países miembros también tenían voz. En una negociación en la que se requiere un anuncio claro eso es algo que puede costar tiempo”, dijo Sahin a “Der Spiegel”.

“Existía el supuesto de vendrían muchas otras empresas con vacunas. Al parecer existía la impresión de que habría suficiente y que las cosas no serían graves, eso me sorprendió”, agregó.

Eso llevó, según apunta Sahin, a que haya escasez porque “faltan otras vacunas autorizadas y nosotros tendremos que llenar el vacío con nuestra vacuna”.

La entrevista de Sahin se produce en momentos en que Alemania se criticó por la lentitud de la campaña de vacunación que empezó el 27 de diciembre.

La directora médica de BioNTech, Ózlem Türeci, apuntó que la idea de crear un especie de cesto con vacunas de diversos productores era en principio acertada pero llegó el momento en que se vio que muchos no podrían cumplir al tiempo con las órdenes.

El aumento de la producción, según Türeci, no es fácil ya que “no es que haya en todo el mundo fábricas especializadas que puedan producir de la noche a la mañana con la calidad necesaria.

BioNTech encargó ya a cinco fabricantes en Europa de la producción de la vacuna y está negociando nuevos contratos.

Sahin tiene esperanzas en el efecto que tendrá una nueva fábrica en Marburg (centro de Alemania) que puede hacer posible que en el primer semestre se produzcan 250 millones de dosis.

 

Esperas en otros países

Por otro lado, las autoridades de Birmania (Myanmar) y Tailandia anunciaron que esperan tener sus primeras vacunas contra el Covid-19 en los primeros meses de 2021 en medio de las medidas para frenar la pandemia.

La líder de facto birmana, Aung San Suu Kyi, indicó ayer en su discurso televisado de Año Nuevo que espera recibir las primeras vacunas, sin especificar cuáles ni la cantidad, en febrero para empezar a vacunar, en primer lugar, al personal sanitario.

Por su parte, el ministro de Sanidad tailandés, Anutin Charnvirakul, afirmó en su página de Facebook que espera que Tailandia reciba entre febrero y abril al menos 2 millones de dosis de vacunas, aunque no mencionó a ninguna en particular.

Las autoridades tailandesas llegaron a un acuerdo el pasado noviembre con la farmacéutica AstraZeneca (Reino Unido) para el suministro de vacunas.

Tailandia, con casi 70 millones de habitantes, y Birmania, con 53 millones, necesitarán una gran cantidad de vacunas para poder inocular a toda su población.

Birmania, que cuenta con un precario sistema de salud, acumula más de 125.000 contagios y 2.600 muertes, mientras Tailandia se enfrenta a una nueva ola que afecta a más de 50 provincias, con más de 7.100 contagios acumulados y 63 muertos.

BioNTech prevé aumentar la producción de la vacuna para cubrir la demanda en la UE