Crece el malestar entre la tripulación de un buque gallego fondeado en Brasil por un brote

Grupos de personas esperan para recibir la vacuna contra el Covid-19 en Brasilia | Joédson Alves
|

Crece el malestar entre los miembros de la tripulación del arrastrero “Venturer”, fondeado en aguas de Brasil por un brote de Covid-19 y entre sus familiares ante la inacción de Gobierno y Xunta ante la actitud del grupo gallego Pescapuerta, propietaria de la embarcación, por la falta de información.


Así lo revela la CIG-Mar, cuyo responsable, Xabier Aboi, señala en un comunicado que los tripulantes que permanecen dentro del barco ni siquiera saben nada del test PCR al que supuestamente serán sometidos hoy.


En el interior del barco guardan cuarentena 59 personas, después de que cinco fuesen trasladados a un hospital de Salvador de Bahía por la gravedad de sus síntomas.


De estos cinco, dos permanecen ingresados, un peruano y un gallego, y este último está sedado y entubado en la unidad de cuidados intensivos, detalla la CIG.


El sindicato critica que en una situación como ésta Pescapuerta esté más preocupada porque la tripulación, que partió de Vigo para faenar en el caladero de las Malvinas, reanude el trabajo que por el estado de salud de sus trabajadores y por la necesidad de informar, tanto a ellos como a sus familiares, de la evolución de los acontecimientos.


En cuanto a las administraciones, pese a que el consulado está en contacto con el capitán del buque, “continúan desaparecidas”, según critica Aboi.


El barco, con base en el Puerto de Vigo, partió de la ciudad gallega el pasado 14 de enero con 64 tripulantes a bordo para faenar en el caldero de las Malvinas.


Antes de su partida, los tripulantes se sometieron a pruebas para la detección de Covid-19, en las que dos trabajadores dieron positivo, por lo que tuvieron que quedarse en tierra, mientras que el resto pasó una semana de cuarentena y confinada en un hotel.


Diez días después de zarpar, varios de los tripulantes comenzaron a encontrarse mal, con síntomas compatibles con el coronavirus, por lo que el capitán del buque se puso en contacto con el centro radiomédico de Madrid antes de poner rumbo a Salvador de Bahía, adonde llegaron el pasado 28 de enero.

Desde entonces, allí permanecen fondeados sin poder desembarcar, salvo los cinco que fueron trasladados a centros hospitalarios dada la gravedad de sus síntomas, informa la CIG-Mar.


Situación brasileña

Por otro lado, el Instituto Butantan, responsable por la producción de la vacuna Coronavac en Brasil, anunció ayer que tiene previsto vacunar a partir de la próxima semana a toda la población adulta del municipio de Serrana, en un estudio que fue calificado de “inédito en el mundo”.


La inmunización en masa comenzará el próximo 17 de febrero en Serrana, una localidad de 45.000 habitantes situada en el interior del estado de Sao Paulo. En total serán vacunadas 30.000 personas mayores de 18 años con el antígeno Coronavac.


El estudio, bautizado como “Proyecto S”, tiene como objetivo descifrar “el efecto de la vacunación en masa durante el curso de la epidemia”, explicó Covas.


“Todos los países quieren saber lo que va a suceder con la epidemia a medida que tengamos un gran número de personas vacunadas. El estudio va a responder a eso muy rápido, no vamos a esperar al año que viene para tener esa respuesta”, señaló.


Los resultados del estudio deben de estar disponibles tres meses después del comienzo de la inmunización en el municipio, el cual fue elegido porque cuenta con una población pequeña y una tasa de infección elevada. 

Crece el malestar entre la tripulación de un buque gallego fondeado en Brasil por un brote