PANCARTAS, BANDERAS Y PROTOCOLO

|

Desde hace unos días no luce en el balcón de nuestra Consistorial la bandera de la Unión Europea, en señal de protesta del gobierno municipal, que no de los cambadeses, por el acuerdo adoptado en relación con los refugiados que quieren acceder a los países del norte, huyendo de otros países asiáticos y africanos, especialmente de Siria donde llevan cinco años en guerra contra sus gentes sin que dichas gentes sepan el por qué de dicha guerra, ya que los EE.UU., Rusia, el Estado Islámico y el Sr. Assad, no se lo explican, pero ellos (hombres, mujeres y niños), tienen que huir de las bombas y del hambre hasta Grecia primero y Turquía después rumbo a la nueva tierra de promisión que está, según creen, en el norte de Europa. Esta es, sucintamente la situación, y para que nos enteremos, algunas alcaldías de izquierdas han arriado la bandera azul con estrellas, pese a que el presidente de la U.E., ha dicho que no están en lo cierto los ayuntamientos que protestan de tal manera. A mayor abundamiento, en el balcón cambadés amarraron las otras dos banderas, de España y de Galicia, a los mástíles con unas bridas que les impiden ondear como deben hacerlo las enseñas patrias, suponemos que para evitar que se rompan con el viento y evitar así un gasto más. (Al redactar este texto sí ondeaban a media asta como señal de duelo por el atentado de Bélgica, obra, otra vez, de los terroristas del Estado Islámico).
Este ciudadano no ve bien que un gobierno formado por cuatro grupos que en total no representan a más de un tercio de electores utilice el espacio aéreo para expresar una protesta, aún no sabemos si justificada, ni para mostrar su apoyo a un colectivo laboral politizado, ni para colgar la bandera de un grupo que tiene sus derechos reconocidos en la Constitución. El uso de las banderas está legalmente regulado y su protocolo establecido por la normativa correspondiente y su incumplimiento es merecedor de sanciones, por lo que no se debe actuar con ellas de manera arbitraria, como si se tratara de un objeto de uso personal.
 En el caso de la bandera europea cabe destacar que la atención a los refugiados es algo más complejo y peligroso como para adoptar una postura “buenista” o de puertas abiertas, ya que, como quedó demostrado, muchos islamistas del Daesh se infiltraron entre los refugiados para llevar a cabo atentados como el de París (y el pasado día 22 en Bruselas) y por ello ahora se van a conceder los visados uno por uno.
Resumiendo, que los ayuntamientos tienen su función específica para cumplir las demandas ciudadanas entre las que no están, desde luego, los asuntos de índole internacional.

PANCARTAS, BANDERAS Y PROTOCOLO