LA DESMEMORIA DEL EXMINISTRO SEBASTIÁN

|

Al exministro de Zapatero, Miguel Sebastián, le han entrevistado para un periódico regional con motivo de la presentación de un libro titulado “La falsa bonanza” (Península), en el que realiza un análisis bajo el prisma de la economía, materia que no motiva este comentario porque al presentarse como ex jefe del servicio de estudios del BBVA y director de la oficina económica del presidente Zapatero me impide cuestionarle en tan peliaguda disciplina, sobre todo por mis pobres saberes en economía. Pero en dicha entrevista el exministro de Industria, Turismo y Comercio entre 2008 y 2011, etapa en la que se hizo patente la maldita crisis que ni D. Miguel Sebastián, con sus grandes saberes ni el Presidente D. J.L.R. Zapatero con sus ignorancias en economía han visto asomar el hocico, digo, en dicha entrevista se suelta unas “perlas” que solo se entienden para ayudar a vender el libro y por saber eludir su posible responsabilidad en cómo su gobierno dejó a España, o sea, en la ruina: a la pregunta de si Zapatero fue el último en negar la crisis, responde que tenía que hacer caso al ministro de Economía. O sea, Pedro Solbes, que fue el que cargó con el paquete, pues él quería irse a su casa pero el presidente no le dejaba. Otra joya es esta ¿Le sobraron bombillas de bajo consumo de su reparto? Repartimos 14 millones, un éxito, y los pocos miles que sobraron fueron a cárceles y hospitales. Una mentira gorda porque es público y notorio que durante muchos meses las estafetas de correos estuvieron saturadas de bombillas que nadie retiró. Pero la “perla” que más brilla, a nuestro entender es la siguiente: le pregunta la entrevistadora acerca de corrupción, fraude fiscal…, y se despacha así: “La corrupción es consecuencia de la falsa bonanza de la “España va bien” de Aznar, de la gran burbuja. Toda la corrupción política y empresarial viene de ahí”, y se quedó tan ancho. Pues no, D. Miguel, la corrupción viene de mucho antes, de los gobiernos de Felipe González, y de su vice Alfonso Guerra, cuando los cafelitos de sus “enmanos”, los Filesa, Malesa y Time Sport, el B.O.E., la Cruz Roja, las aventuras de Luis Roldán, el expolio de Rumasa y muchos más casos de corrupción. Es verdad que la corrupción fue en aumento y afectó a todos los partidos con responsabilidades de gobierno central, autonómico, provincial o local, y que se debe poner fin a esas prácticas atando en corto a cuantos quieran acceder a la política a partir de las Elecciones Generales que nos esperan el día 20, y por ello los electores debemos exigir lealtad y honestidad a los candidatos sobre todo del PSOE y del PP, pero sin olvidar que los fundadores de Podemos ya venían de percibir dinero de Venezuela, Bolivia, Irán, etc., por actividades de dudosa legalidad y que no declararon a la Hacienda española como debieran y que un alcalde de Ciudadanos ya dimitió al ser imputado por prevaricación con apenas seis meses en el cargo

LA DESMEMORIA DEL EXMINISTRO SEBASTIÁN