La violencia y el saqueo no son democráticos

|

Quienes piden más democracia no siempre son los que la defienden. En democracia no cabe la violencia ni el saqueo. La violencia es la cultura de los extremismos y gente pagada para desestabilizar.


No hay más que escuchar declaraciones a miembros de las extremas derecha e izquierda para comprobar el descontento con los partidos donde militaron, y ver cómo se parecen.


No es de recibo que cuando los ciudadanos se manifiestan haciendo uso reconocido en la Constitución española se metan por medio estos violentos para dar mala imagen de la democracia haciendo uso y abuso de ella. Que estos violentos se metan en medio quemando bienes públicos y privados, rompiendo y saqueando comercios de autónomos y pymes que tan mal lo están pasando es condenable por cualquier político que se precia. Están perjudicando el derecho que los ciudadanos a manifestarse. Estos violentos no entienden de democracia. Lo único que saben hacer destrozar la convivencia reventando los derechos de la gente en nombre de la democracia.


Sin embargo quemar en las manifestaciones no es nuevo. Hay que recordar la costumbre de quemar bienes públicos y obstruir derechos de los que no mandan cuando quieren reivindicar más derechos a los gobiernos de derechas o de izquierdas. Ahora bien, ciertos partidos que atizan al gobierno social comunista aprovechando estos actos violentos que sedán en estos días.


Nunca un partido democrático en el pasado aprovechó estos lamentables violencias para atacar al contrario.


Se le está criticando a Podemos por no condenar explícitamente las violencias de estos días. Sin embargo la Alcaldesa de Barcelona Ada Colau de Podemos, a condenado rotundamente la violencia y últimamente Podemos oficialmente.


De todas formas una democracia debe aguantar las burradas verbales de ciertos individuos, pero no la violencia. Dado que en democracia es el Estado en todas partes el que tiene el monopolio coercitivo para frenar a los violentos y restaurar el orden en defensa del interés general. Pero la libertad de expresión en España es un derecho reconocido, pero la ley debe de ser perfeccionada porque da lugar a que ciertos jueces aprovechen su ideología para colarla en sus sentencias. Según expertos la ley fue hecha contra el terrorismo de ETA y está siendo aplicada contra los excesos verbales al amparo de la libertad de expresión contra algunos personajes con poder.


Lo que es más grave es la calumnia, la injuria contra las personas, sean o no políticos. Es ahí donde la justicia debe esmerarse porque de lo contrario como hemos visto, muchos alcaldes de Galicia fueron suspendidos de sus cargos siendo inocentes quedando absueltos por sentencias después de muchos años , pero el daño está hecho. Tanto políticos como jueces tienen que implicarse mucho más en hacer mejor su trabajo, y dejar de lado sus ideologías sectarias en pos del bien común. Hacer que paguen los violentos es de justicia para que se impongan modos y maneras democráticas en la sociedad. 

La violencia y el saqueo no son democráticos