La oposición planta a Varela entre críticas de absolutismo y comparaciones con Fole

El alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, durante el pleno de hoy
|

Absolutismo, falta de diálogo, desapego con la realidad e incluso comparaciones con su predecesor en el cargo, Tomás Fole. Toda la oposición vilagarciana se levantó de la silla y dejó solo al gobierno en la réplica del debate del Presupuesto 2021. Lo hizo después de despacharse a gusto y con evidente tono bronco criticando no solo las formas del ejecutivo socialista, sino también el contenido de un informe económico que definieron como “non adaptado” a la realidad actual y a las necesidades de la ciudadanía.


En la sesión plenaria hubo más críticas que números, pues de números se llevaba hablando más de una semana. Fue la portavoz del gobierno, Tania García, la encargada de defender la propuesta económica del equipo Varela. Habló de más inversión en todo lo relacionado con Servizos Sociais y Persoas Maiores “porque con esta pandemia demostrouse que son as persoas máis vulnerables”. Insistió en que “é un orzamento que dá unha resposta clara á situación económica grave na que estamos”. García lamentó de la oposición “que critiquen e que digan que hai que aumentar partidas e máis partidas, pero sen dicir de donde sacan os cartos”.


Sus palabras no convencieron a ninguno de los partidos de la oposición -el BNG no asistió por motivos personales- y uno por uno los portavoces fueron dejando claro que su voto iba a ser negativo. David Oliveira, de Ciudadanos, lamentó que “o Concello se endebede en 3,5 millóns de euros para comprar sofás e non para fomentar o emprego” y recordó que “exclúen á oposición das negociacións, á mesma que lle tendeu a man cando considerabamos que había que facelo nos peores momentos da pandemia”.


Desde Podemos su portavoz, María de la O Fernández, se mostró especialmente cabreada con el ejecutivo socialista y acusó al alcalde de tener “o cemento e máis cemento como resposta para todo” y lamentó que “viva vostede parapetado detrás dunha maioría absoluta”. Fernández defendió que la partida de 200.000 euros para ayudas a comercio y hostelería es “insuficiente” y apuntó que “os orzamentos son moi representativos dunha persoa, Alberto Varela, que cada vez se parece máis ao seu predecesor Tomás Fole”.

Una comparación que provocó cierta algarabía en las filas del Partido Popular. La intervención de la portavoz de Podemos finalizó con la advertencia de que “o formigón seca pronto” y la reflexión de que “parece que a Alberto Varela Vilagarcía lle queda pequena e quere usar un trampolín de formigón para dar o salto a outras administracións”.


Fue el portavoz de En Común, Suso López, el que continuó con la crítica de “falta de diálogo” de los socialistas apuntando que “só se reúne co presidente da Fegamp” apuntando a “un modelo absolutista á hora de traballar” por parte del alcalde”. López argumentó en su ponencia que “son uns orzamentos desaxeitados coa situación actual e persiguen consolidar un modelo que xa deu a súa mostra de fracaso e o que buscan é disimular incompetencias a falta de novas ideas”. Desde las filas del PP la portavoz, Ana Granja, definió el documento económico como “más de lo mismo” y reflexionó sobre el hecho de que “es probable que las obras generen empleo, pero lo que pasa es que ustedes han entrado en la dinámica y en el circo de vender obras cuando hay cuestiones que todavía están en el tintero desde hace años”.


Ninguno de los miembros de la oposición escuchó lo que el alcalde tenía que decir respecto de todas las acusaciones, dado que ya habían abandonado el salón antes de que él tomase la palabra. Varela negó cualquier tipo de absolutismo e incidió en que “a miña porta vai estar aberta sempre todo o ano” y justificó la premura con la que se entregó la documentación por la situación excepcional de la Covid y porque “as axudas aos sectores se van aprobar xa para a semana, urxen”. El socialista defendió su gestión e hizo un repaso por las obras a realizar no solo en el centro, sino también en el rural y defendió que pueden pedir un préstamo porque “a situación económica así nolo permite”. Pese a la evidente sorpresa por el abandono de la oposición, volvió a insistir en tender la mano. El Presupuesto quedó aprobado con los 12 votos socialistas. 


La oposición planta a Varela entre críticas de absolutismo y comparaciones con Fole