A Illa tendrá bicis tradicionales y eléctricas gratis para vecinos y el aparcamiento en O Bao en verano

La presentación ayer en el Concello | g. s.
|

El plan de movilidad sostenible en el que A Illa lleva años trabajando, embarcada en proyectos de ámbitos europeo y estatal, comienza a dar frutos. La iniciativa mueve 826.000 euros contando fondos comunitarios. Ahora, para este verano habrá servicio de préstamo de bicicletas, rutas ciclables habilitadas, aparcamiento disuasorio en O Bao, rutas seguras para ir a los centros de enseñanza y se avanza en una reordenación urbana y en campañas divulgativas.


Estas son las patas principales de un paquete de acciones que verán la luz en los próximos meses y que, de hecho, estaba previsto que se alumbrasen el año pasado. Lógicamente, la pandemia y el estado de alarma lo han dilatado todo: Incluido un programa de movilidad que “non tiña sentido” presentar e implementar durante el confinamiento domiciliario, evidenciaba ayer el alcalde, Carlos Iglesias. Él, junto a otros miembros del gobierno, la arquitecta municipal Pastora Parada y representantes de la empresa que colabora en este proyecto dieron detalles ayer.


Bicis, con explotación directa

El préstamo de bicicletas arrancará con 30 unidades, algunas tradicionales y otras eléctricas. Será gratis para los vecinos y los precios para el resto están aún en estudio. Habrá tres estaciones: O Regueiro para la zona norte, O Bao para la Sur y una tercera, móvil. Esta última se ubicará en Carreirón en verano y en el Concello en otoño e invierno. El sistema funcionará con una app, para el rastreo de las bicis y, en su caso, el pago de los no residentes. La explotación del servicio será directa, por el Concello, sin empresa adjudicataria. En los últimos meses se han adaptado y señalizado además un buen número de calles como ciclables, limitadas a 30, con marcas viarias y demás.


Tanto el servicio de bicicletas como el aparcamiento de O Bao, que dará cabida a 875 plazas, están ya adjudicados y las actuaciones comenzarán en breve. La idea es que la combinación de ambos elementos ayude a descongestionar el tráfico, sobre todo en verano, cuando es habitual que en un solo día entren 14.000 coches.


Metrominuto

El metrominuto se ha bautizado como “Arousa a Pé” y ya cuenta con los mapas en la web de movilidad de A Illa. Se repartirán mil mapas, se instalarán otros en puntos clave y se distribuirán también códigos QR en más espacios, para acceder a la información desde un móvil. La idea es que se tome conciencia del tiempo a pie que separa dos lugares clave, como pueden ser el Concello, la Cofradía o centros de enseñanza. 


Aumentando los desplazamientos a pie también se espera una repercusión positiva en el comercio local.

Los escolares están además inmersos en un concurso para diseñar la mascota de las rutas seguras a colegio, IES y guarderías, bajo la directriz de crear un personaje fantástico con relación con el mar.

A Illa tendrá bicis tradicionales y eléctricas gratis para vecinos y el aparcamiento en O Bao en verano