Dos personas en apuros cuando atravesaban el río de las dunas logran salir del agua por sí solos

Helicópteros del 061 y Salvamento Marítimo acudieron en octubre a un rescate en la misma zona
|

Dos personas pasaron por un buen apuro a última hora del sábado cuando paseaban por las playas ribeirenses de A Ladeira y O Vilar cuando, al querer cruzar por la desembocadura del conocido como río de las dunas, que separa ambos arenales, se vieron con el agua al cuello pues a esa hora ya había subido la marea y en medio del cauce hay zonas de mayor profundidad en las que no eran capaces de hacer pie y las corrientes los arrastraban. De ese suceso se tuvo conocimiento después de que a las nueve y veinte de esa noche un particular alertase a la Policía Local de Ribeira de que en A Ladeira había un perro que estaba ladrando de manera continua hacia una zona del litoral y sospechaba que hubiera algún kitesurfista en peligro.


Los agentes municipales, que dieron traslado del aviso al 112, desde donde se informó de inmediato a Salvamento Marítimo, al Servizo de Gardacostas de Galicia y al Grupo de Apoio e Emerxencias Municipal (GAEM) y a la Policía Nacional. Cuando los policías locales llegaron al lugar que les habían indicado en la alerta no encontraron a ningún perro y tampoco había rastro de que hubiera alguien en peligro. Después de estar buscando durante un buen rato y aunque no tenía nada que ver con el aviso, los agentes municipales se percataron de que en la desembocadura de dicho cauce fluvial había dos individuos rodeados completamente de agua y con serias dificultades para salir de la misma, pues las corrientes los arrastraban hacia el mar.


Además de la patrulla de la Policía Local ribeirense, hasta el lugar se movilizaron otros equipos de rescate, entre los que se encontraban dos efectivos del GAEM y una patrulla de la Policía Nacional, y llegó a despegar el helicóptero Pesca I del Servizo de Gardacostas. Sin embargo, según pudo saber este periódico, las dos personas en apuros les hicieron indicaciones de que ya no necesitaban ayuda y que habían alcanzado la orilla por sus propios medios, con lo que se anularon los servicios de la aeronave, que dio la vuelta hacia su base cuando ya iba a mitad de camino. Finalmente, se pudo comprobar que ambos llegaron a tierra firme en buen estado de salud, pero con un buen susto en el cuerpo.

Dos personas en apuros cuando atravesaban el río de las dunas logran salir del agua por sí solos