Desestiman el recurso del Arosa por la tarjeta amarilla al central Ross

El Arosa se quedó sin centrales en el partido ante el Ribadumia por la doble tarjeta amarilla a cada uno | G. Salgado
|

El comité de competición desestimó el recurso del Arosa por la segunda tarjeta amarilla que el árbitro le mostró al central Ross en la acción del penalti que a la postre le daría la victoria al Ribadumia en el derbi del pasado domingo. La entidad arlequinada entendía que el futbolista desplaza el balón a pesar de que después choca con el jugador del Ribadumia.


En las alegaciones presentadas, el club incluía un vídeo en el que se aprecia como en la jugada el central arlequinado llega a tocar el balón hacia un lateral y se remarca al respecto que la pelota fue a parar a un jugador rival con opciones de marcar gol.


La intención del club era que se le quitara esa segunda amarilla en el partido y así pueda cumplir un partido de suspensión por acumulación de amonestaciones, ya que tenía cuatro antes del partido y comenzar la liguilla por el ascenso limpio de tarjetas. El presidente del Arosa, Manolo Abalo, explicó ayer, en declaraciones a Radio Arosa, que lo único que pretendía la entidad arlequinada era “buscar a legalidade porque entendemos que o árbitro non tiña que mostrarlle a segunda tarxeta amarela”.


Desde Competición indican que la prueba del vídeo no refleja un error manifiesto del árbitro por el que haya que modificar su decisión sobre el terreno de juego, de modo que mantiene el castigo disciplinario.


Manolo Abalo admitió que la derrota ante el Ribadumia fue “dolorosa” porque en este momento de la temporada todos los puntos son decisivos y hay que tener en cuenta que también juegan contra lo que hagan sus rivales en el otro grupo, ya que la puntuación de cada uno se acumula en la siguiente y decisiva fase.


Sin embargo, admite que las derrotas son menos amargas si se producen “contra un veciño e a ese veciño fanlle falta os puntos para manter a categoría, xa que o fútbol dá moitas voltas e onde está hoxe un, mañá pode estar o outro”.


El Arosa afrontará el partido del domingo ante el Alondras sin sus dos centrales, ya que ambos fueron expulsados en la pasada jornada. Rafa Sáez, el entrenador local, se verá obligado a improvisar una nueva defensa con la responsabilidad de mostrar la solvencia que ha llevado al equipo a ser uno de los menos goleados.


Aún así, los jugadores son conscientes de la importancia que tienen esos tres puntos y ya se conjuran para que se queden en casa. Esta es la opinión de Campillo, el otro central que no podrá jugar por sanción, quien confía “na calidade da nosa plantilla para sacar adiante ese partido”.

Desestiman el recurso del Arosa por la tarjeta amarilla al central Ross