El Arosa recibe al Alondras con el ascenso ya en juego

La capacidad aumenta hasta los 700 aficionados y el club pone entradas a la venta para el público en general | gonzalo salgado
|

El Arosa echa el cierre a la primera fase recibiendo esta tarde al Alondras en A Lomba (17 horas) en el partidazo que enfrenta al segundo y al tercer clasificado del grupo 1B de Tercera División. Un encuentro al que finalmente podrán asistir casi 700 aficionados, de acuerdo a las restricciones Covid, por lo que habrá entradas a la venta para el público en general. El partido no es técnicamente de fase de ascenso, que comienza la próxima semana (mañana se conocerá el calendario), pero realmente sí lo es porque la puntuación se arrastra de una fase a otra y ambos equipos están ya clasificados entre los tres primeros. Son 4 los puntos que tiene de ventaja el Arosa sobre el Alondras, curiosamente los mismos que quiere remontar el conjunto arlequinado al Arenteiro.


En el vestuario arosista son conscientes de que ganar hoy es fundamental, para resarcirse de la última derrota y para alejar en 7 puntos al conjunto de Jorge Otero. Pero conseguirlo será complicado. Primero por las bajas que presenta el Arosa. A los dos centrales sancionados Campillo y Ross, pareja habitual toda la temporada, se suma con toda probabilidad Mon por lesión. El centrocampista santiagués no pudo entrenar durante la semana y Rafa Sáez reconoce que es “duda más que razonable”. El técnico arosista tendrá que recomponer todo el eje central del equipo y tiene muchas dudas al respecto, sobre todo en cuanto a la posición que ocupe Pedro García, si en defensa o en mediocampo.


Otro escollo importante será el rival. Un Alondras que llega castigado físicamente tras jugar muchos partidos este mes y con la baja en defensa de Aitor Díaz, que obligará a Jorge Otero a mover piezas también. El exentrenador del Areosa recupera a Yahvé y Mauro. Los de Cangas solo han perdido un único partido a domicilio, lo que habla de su alto nivel competitivo. “Va a ser un partido con más protagonismo de los ataques”, sostiene Rafa Sáez. Y es que ambos conjuntos tienen mucha pólvora y potencial arriba, guardándose en ambos casos buenas opciones en la recámara para la segunda parte.


El tercer escollo que tendrá que sortear el Arosa es el estado del campo de A Lomba. Pasan las semanas y lejos de mejorar sigue igual de mal, o incluso peor. Muy irregular y falto de los cuidados necesarios por el máximo responsable de su estado, que es el Concello de Vilagarcía. De hecho en el club ya empiezan a asumir que en la fase de ascenso jugar en A Lomba será más una penitencia que una ventaja. Lo cierto es que los problemas con el terreno de juego no son una novedad, sino una constante los últimos años sin que el Concello le ponga remedio. 

El Arosa recibe al Alondras con el ascenso ya en juego