Un acuerdo unánime en el Parlamento abre la puerta a la resolución del conflicto por Peña

Peña es lugar habitual de actividades municipales como el Entroido | g. salgado
|

Parece que el conflicto por el uso del salón Peña ha entrado en vías de resolución o por lo menos hay un acercamiento. Concello y Portos mantendrán la próxima semana la tan solicitada reunión por el bipartito cambadés porque uno de sus objetivos es negociar cara a cara las condiciones de la nueva concesión y ajustar cuentas por las tasas que paga por usar terrenos portuarios porque, por otro lado, está asumiendo su manteniendo y le parece injusto. De hecho, este ha sido uno de los argumentos esgrimidos para justificar porqué no pidió la nueva concesión, tal y como le reclama Portos para mantener Peña, que lleva un año en conflicto. Desde que el ente recibiera denuncias vecinales e indicase que se estaba usando para actividades no relacionadas con el mar, y por tanto no autorizadas, incluso con cobro de entrada, aunque, en realidad, se trataba de actos de tipo social de la Festa do Albariño, el Entroido, pero incluso mítines de todos los colores políticos y era sí desde hacía años. Cuestión esta que ahora se supone solventada tras aprobarse una nueva delimitación de usos (DEUP).


Pero además de la reunión, PP, PSOE y BNG aprobaron ayer por unanimidad una propuesta parlamentaria de los socialistas para instar a la Xunta a otorgar una nueva concesión que mantenga el uso municipal del salón, previa solicitud por parte del Ayuntamiento, y a facilitar la tramitación para la reversión de esos terrenos portuarios que han perdido el uso para actividades pesqueras y forman parte de las necesidades diarias de la localidad, como es A Calzada, entre otros, y que ya está manteniendo la administración local.

Populares y socialistas mantuvieron las posturas de las respectivas instituciones que gobiernan, acusándose mutuamente de poner en riesgo el uso vecinal de Peña. Es decir, el grupo popular defendió el postulado de Portos, que viene argumentando que no atendió la petición de reunión al considerarla innecesaria para renovar una concesión y además, a ello “se comprometeu a alcaldesa na reunión mantida con técnicos en novembro de 2020”, según el diputado Manuel Santos.


Por su parte, los socialistas, representando la inquietud del gobierno local, pidieron un acuerdo unánime para desbloquear la situación “más alá da titularidade administrativa” del recinto con el único objetivo de que los vecinos no lo pierdan. No obstante, su diputado Julio Torrado no dejó de poner sobre la mesa, con ironía, que sea “mera casualidade” la concesión de la reunión poco después de presentar su iniciativa y de surgir un clamor vecinal surgido por el riesgo de que cayera en manos privadas. Es más, acusó a Portos de intentar “usurpar” el salón y de no ocuparse de sus propiedades, recordándole la reciente caída de un árbol en A Calzada: “É unha trampa; cobra por todo e paga a metade ou menos”. Según los populares, se gastan más de 350.000 euros al año en “mantemento e melloras nos portos”.


Para los nacionalistas, Portos también se ha convertido en un ente “destinado a facer caixa” con los concellos, según su diputada Montse Prado. De hecho, presentó una enmienda para la reversión de terrenos y el PP también presentó una; todas ellas con un acercamiento de posturas que llevó al PSOE a presentar una transaccional, que fue aprobada por unanimidad.

Un acuerdo unánime en el Parlamento abre la puerta a la resolución del conflicto por Peña