Vitepaz elige O Salnés para su jornada de respiro a víctimas del terrorismo

Los asistentes guardaron un minuto de silencio en un acto íntimo debido a las restricciones por el covid | gonzalo salgado
|

Si la pandemia lo permite, este verano la asociación Víctimas del Terrorismo por la Paz (Vitepaz) celebrará sus jornadas de convivencia y respiro en la comarca de O Salnés. Un programa con asociados procedentes de toda España y destinado a ofrecer un “descanso psicológico” sobre todo a quienes aún viven en entornos donde, “aunque cada vez menos, siguen existiendo ciertos roces sociales y esa presión. En las grandes ciudades quizás no, pero en la Bizkaia profunda aún quedan herederos de ETA y las familias arrastran problemas psicológicos 25 y 30 años después”. Así lo apuntaba ayer su presidente, Alfonso Sánchez, un guardia civil retirado que sobrevivió al atentado de la Plaza de la República Argentina y muy conocido por haber ocupado el mismo cargo en la principal asociación española, la AVT.


La iniciativa surge de su delegado en Galicia, el expolicía local de Vilagarcía y víctima del Exército Guerrilheiro, Javier Porras, y ayer se afianzó con una entrega de la máxima distinción que la entidad concede, junto con el gobierno vasco, a aquellas personas y entidades que colaboran con las víctimas, desde los más “pequeños gestos como ayudar en la tramitación de una incapacidad” a las grandes gestas. En concreto, impuso su Cruz de la Lealtad a la subdelegada del gobierno en Pontevedra, Maica Larriba; los alcaldes de Vilagarcía y Cambados, Alberto Varela y Fátima Abal; al exagente arousano; a la secretaria xeral de Ravella, Rosa Losada, y al propietario del Pazo Quinteiro da Cruz, Pedro Piñeiro, anfitrión del acto.


Hacia la conciliación social

Fue una entrega íntima por culpa de las restricciones por el Covid, pero “emotiva”, como indicaron los presentes, a los que el dueño de este jardín de Excelencia Internacional, ubicado en Ribadumia, sorprendió poniéndole banda sonora de la mano del gaiteiro Óscar Ibáñez. Pero con actos como estos, Vitepaz también quiere “mantener viva la memoria de las víctimas” y caminar hacia la “conciliación social” porque “50 años después, ya es hora de que la situación se vaya normalizando”. Y por supuesto, “no olvidar la barbarie para que no se vuelva a repetir”, añadió Sánchez. Además señaló que, si bien, políticos de “todos los sectores” los han “usado como moneda de cambio para obtener rentas políticas”, al final, “las instituciones están ayudando de manera ejemplar”. Porras le tomó la palabra muy emocionado y con gratas palabras para el que todavía considera su jefe: “Me jubilé, pero no me fui del Ayuntamiento”, le dijo al regidor socialista. Pero también para Losada y otros compañeros de la administración local de la ciudad, donde viven seis víctimas reconocidas de las 360 registrados en Galicia.


Varela recogió la Cruz con “orgullo” y “humildad”, pues “no me considero merecedor” de ninguna medalla”, dijo, pero lo hizo en nombre de los vilagarcianos y los trabajadores que “con vocación de servicio público pusieron en riesgo sus vidas por salvar a otros”. Por su parte, la alcaldesa de Cambados, lo vivió con “muchísima emoción” y confirmó su apoyo “en lo que necesitéis”.


La subdelegada se pronunció en una línea similar, recordando a los 1.421 fallecidos y a los casi 5.000 heridos en los actos terroristas registrados en los últimos 60 años y por los que también fue el minuto de silencio que abrió el acto. Para Maica Larriba, es “obligado” mantener viva “su memoria y recuerdo” y que ”su noble sacrificio, que nunca podrá ser compensado”, esté siempre presente, añadió, porque son “un referente ético y símbolo de la defensa de nuestro sistema democrático, las libertades y del estado de derecho” frente a la “locura” de quienes quieren “imponer sus ideas, sean políticas o religiosas” con el terror. También indicó que España tiene una “deuda” con estas personas y destacó la importancia de la Ley de Reconocimiento y Protección de 2011 de Zapatero, que “garantiza” su recuerdo y derechos. 

Vitepaz elige O Salnés para su jornada de respiro a víctimas del terrorismo