Desalojados 25 menores en una fiesta privada en un local hostelero del centro de Ribeira

Patrullas de Policía Local y Nacional desarrollaron a mediados de agosto pasado un control en la zona de Bandourrío
|

Una patrulla de la Policía Local de Ribeira, con la colaboración dos agentes de la comisaría de la capital barbanzana, procedieron la pasada media tarde a identificar y, posteriormente, desalojar a 25 jóvenes, la mayoría tenían entre 15 y 17 años -también había una niña de 13 y un chico que rondaba la veintena-, que participaban en una fiesta privada en un local hostelero ubicado en la zona de la movida de Bandourrío. Fue poco antes de las 18.00 horas cuando en el lugar se personaron dos agentes municipales que, en un primer momento, llamaron a la puerta de otro establecimiento contiguo que todavía estaba cerrado al público, y tras abrirles se pudo comprobar que allí sólo estaban la dueña y sus hijos.

Fue entonces cuando se dirigieron al otro local, al que entraron junto con una patrulla de la Policía Nacional. Además de los 25 identificados, según indicaron algunos testigos, podría haber otras 30 o 35 personas más, pero huyeron del inmueble por el tejado. De hecho, los agentes de la comisaría salieron detrás de ellos y más tarde pillaron a tres jóvenes, pero no pudieron probar que esos estaban en la referida fiesta, por lo no fueron identificados.

En la calle se pudieron juntar alrededor de 35 jóvenes, pero de una decena no había constancia de que estuvieran dentro del local, por lo que no se les identificó. Los agentes empezaron a llamar a los padres de los menores identificados para que se hicieran cargo de ellos, pero no se pudo localizar a todos al no contestar al teléfono. Además, de la niña de 13 años se hizo cargo un adulto para llevarla a su casa, debido a que tardaban mucho en ir a recogerla.



Según pudo saber este periódico por fuentes policiales, uno de los propietarios del local es una concejala de la corporación municipal ribeirense, a la que algunos vecinos vieron al mediodía por el inmueble para que pudiera contar con suministro eléctrico, pues carecía del mismo al estar cerrado como consecuencia de las restricciones del ocio nocturno a causa de la pandemia, y de esa manera se pudiera celebrar la fiesta. Las fuerzas actuantes indicaron que la referida edila les indicó que ella tenía conocimiento de que se iba a celebrar una pequeña fiesta de cumpleaños en la que participaba su hijo y que habría poca gente.

Desalojados 25 menores en una fiesta privada en un local hostelero del centro de Ribeira