Augas de Galicia abre un expediente a la obra que provoca el río de lodo en Guillán por no tener permiso

Imagen de archivo de una de las ocasiones en las que el barro cubrió toda la zona | gonzalo salgado

Augas de Galicia tiene un expediente abierto contra la empresa que puso en marcha, sin el permiso del organismo autonómico, la obra que causa un río de lodo que desciende por la zona de Guillán que va hacia A Torre.


Sin embargo, el organismo autonómico no realizó ningún trámite con respecto a los vertidos de lodo a acuíferos como el lavadero, la fuente o el propio río.


Señalan desde Augas de Galicia que los técnicos realizaron una inspección el martes 11 de mayo, pero en el momento de la visita “non se apreciaron vertidos nin indicios de verteduras recentes”. Tampoco detectaron acumulación de lodo ni en la vía pública, ni en el camino hormigonado que desciende desde la parcela, ni en la calle Torre de Guillán.


“No momento da inspección, o río amosa aspecto transparente no seu transcurso polo lugar. Ao non apreciarse vertido, non se abre expediente”, apuntan desde el ente que depende de la Consellería de Infraestruturas.


Augas de Galicia también explica que los vertidos de lodo en la vía pública derivan “do estado no que se atopa unha parcela localizada a unha cota superior, na que a empresa propietaria realizou tarefas de adecuación do terreo (desmonte previo e posterior destroncado) para a instalación dun viñedo”.


Al encontrarse el terreno desprovisto de vegetación y presentar una considerable pendiente, se produce que las aguas “de escorrenta que circulan polo terreo cando se producen precipitacións, aporten lodo á vía pública e ao dominio público hidráulico”. Precisamente la eliminación de dicha arboleda fue otra de las quejas de los residentes en la zona.


Permiso en trámite

En cualquier caso, esta situación no es el motivo del expediente abierto por Augas de Galicia, que inició dicho trámite porque la empresa no solicitó el preceptivo permiso. Un paso que ahora sí habrían dado los propietarios de los terrenos en los que se pondrá en marcha un viñedo.


Desde el inicio del invierno, los vecinos de Guillán dieron la voz de alarma porque con la llegada de las lluvias el barro comenzó a correr por la zona, inundando caminos, aislando casas, llegando a entrar en las parcelas de las viviendas y creando un gran manto marrón que cubría por completo el lavadero situado en la zona.


La Comunidad de Montes y la Asociación de Vecinos dieron parte de esta situación al Concello, que también inició los trámites al no haber permiso para la obra en la administración municipal, situación que a día de hoy también se está regularizando.


Habrá que esperar para ver si, una vez finalizados los trabajos, los derrames que tantas molestias causan a los vecinos de esta zona de Guillán se dan por finiquitados o si reaparecen en cuanto llueva. La situación afecta sobre todo a las viviendas más próximas, que ven como el barro llega prácticamente hasta la puerta. 

Augas de Galicia abre un expediente a la obra que provoca el río de lodo en Guillán por no tener permiso

Te puede interesar