El abastecimiento se normaliza en Cambados entre acusaciones de “mentiras” sobre la gestión de la crisis

El PP denuncio ayer que hay empresas del polígono que han tenido que parar | M.F
|

El abastecimiento de agua vuelve a su cauce, poco a poco, en Cambados. Pero la polémica política arrecia. El Concello indicó que las averías que habían vaciado el depósito de Sete Pías habían quedado ya arregladas y que este había quedado en nivel. Pero, mientras, el bipartito recibió ataques de PP y Pode, acusándolos de “mentir” o de dar “información errónea” sobre la gestión, “caótica”, de esta crisis.
La liebre saltaba a media mañana en el polígono. Durante una comparecencia del popular Luis Aragunde para denunciar que había empresas allí asentadas que no podían trabajar por falta de suministro, aseguraba que el gobierno local “mente” cuando dijo el lunes, vía comunicado, que una de las averías había tenido lugar en Ribadumia y que se había contactado con este ayuntamiento vecino para buscar soluciones. Una solución que pasaba por el supuesto compromiso de Ribadumia de “abrir outros dous puntos de abastecemento ubicados en Barrantes e Leiro co fin de diminuir o consumo do depósito do polígono e favorecer o restablecemento do seu nivel de auga”. 


Estas mismas líneas se le leían ayer al alcalde de Ribadumia, David Castro, para preguntarle si era o no cierto. El regidor negaba haber efectuado tales operaciones, dijo no haber tenido constancia, “alomenos dos nosos usuarios”, de avería alguna en Ribadumia y tampoco que Cambados hubiera contactado con su ejecutivo. El mismo desconcierto manifestaba José Ramón Abal (Pode), lamentando que el bipartito generase así “máis contradicións”. 


No obstante, el concejal de Obras y Servicios en Cambados, Samuel Lago, defendía haber contactado él mismo con una de las ediles del ejecutivo de Castro. “Por suposto que si”. Explicaba que el depósito que sufrió el problema de vaciado está en terrenos de Ribadumia. Defiende que este Ayuntamiento abrió entonces “outros dous puntos de agua que teñen”, lo que permitió dar tiempo para que se llenase el tanque en Sete Pías. Castro únicamente reconoce que Ribadumia llegó a “abrir unha chave en Pontearnelas, pero abrímola habitualmente, cando prevemos problemas”. E insiste: “Non a abrimos sabendo que había unha incidencia de abastecemento”.


Críticas


La situación confusa dio alas ayer a la oposición cambadesa. De poco sirvió que el Concello confirmarse que, tras alcanzar el nivel óptimo, se anulase el baipás provisional de Oubiña y se fuese normalizando el servicio. Así, todavía a las 19:30 de ayer, José Ramón Abal aseguraba que había vecinos afectados por el corte. Lago ya había dicho que podía haber algún problema temporal y puntual, debido a las necesarias purgas de las tuberías. Pero el edil opositor tilda la situación de “desastre” y espera que la moción que lleva al Pleno del jueves sirva para aclarar la situación. 


Aragunde, por su parte, no se quedó atrás en las críticas. “Mentiras”, “enganos”, “que traballen”. “E se o problema é que non cobran, que marchen”. “Este é un goberno completamente desbordado”, valoró. Lamenta, además, que nada se haya avanzado en la Mancomunidade con los terrenos que durante la etapa de Durán se habían comprado para ampliar la planta de tratamiento.

El abastecimiento se normaliza en Cambados entre acusaciones de “mentiras” sobre la gestión de la crisis