El Asmubal toca el cielo

El partido y el ascenso no se decidió hasta el último segundo, por lo que al final los jugadores locales dieron rienda suelta a su emoción | brais míguez (fgbm)
|


AQUITANIA ASMUBAL MEAÑO 24- 23 TXIKIPOLIT ZARAUTZ


Aquitania asmubal meaño: Bari, Brandon y Castro; Nacho (8), Piñeiro, Gehrhardt (4), Cuenca (3), Mario, Gómez, Campos (2), Brais, Garrido (5), Mouco, Felipe y Barco (2).

Txikipolit zarutz: Beñat, Aranguren y Fausto; Arregui (1), Aruretagoyena (2), Aiertza (4), Monterola, Erxeberría (3), Víctor (3), Eizaguirre, Sanz, Lerchundi, Loidi, Kepa (2) Aguirrezalaga (7) y Atorrasagasti (1).

marcadores: 6-7/10-12/18-19/24-23.

árbitros: Lázaro Villegas y Portugal Alonso. Excluyeron por dos minutos a Campos (min. 5 y 41) y Gehrhardt (min. 36) por el Asmubal; y a Lerchundi (min. 27) y Aguirrezalaga (min. 39) y a Atorrasagasti (min. 49) por el Txikipolit Zarautz



 El Bodegas Aquitania Asmu­bal Meaño tocó el cielo ayer en casa al conseguir el ascenso a Primera Nacional tras derrotar al Txikipolit Zarautz en un partido de infarto que no se resolvió hasta el último segundo (24-23). Los dos mejores equipos de la fase de ascenso disputada a lo largo del fin de semana en Coirón-Dena ofrecieron un gran espectáculo en la pista y también en la grada, con las dos aficiones entregadas. Fue un toma y daca constante, emocionante y con momentos de tensión y gran juego. El cara o cruz final se resolvió a favor del equipo meañés, que pone el bronce de oro a una temporada atípica pero de ensueño en cuanto a resultados.

El Asmubal empezó a remolque, con dificultades para frenar al exinternacional Alberto Aguirrezabalaga, pero poco a poco el equipo de Víctor Garrido fue realizando ajustes en defensa y subiendo el nivel de dureza para igualar el físico de su oponente. Las ventajas de dos goles que tomaban los guipuzcoanos eran reducidas con buena respuesta por un Asmubal paciente en ataque para encontrar situaciones de ventaja, solventadas por el talento de Pablo Garrido y la determinación de Carlos Gehrhardt, además de propiciar bastantes situaciones de siete metros, que tuvieron a Nacho Otero como protagonista por su fiabilidad (8 goles).

El marcador estuvo en un puño todo el encuentro, con los visitantes con tres goles de ventaja como máxima y los locales capaces de empatar e incluso ponerse uno arriba en la segunda parte. En los últimos diez minutos el Asmubal llegó muy entero en lo físico y jugó duro. El portero Bari apareció en momentos importantes con excelentes intervenciones y con los goles desde siete metros de Nacho los locales se pusieron dos arriba a falta de minuto y medio. Un latigazo de Aguirrezabalaga llevó el partido hacia un final no apto para cardiacos. Los vascos tuvieron la última posesión para empatar, un resultado que les daba el ascenso. Pero el Asmubal supo defender con entereza, sin cometer errores y el tiempo se agotó, dando lugar al éxtasis en el pabellón.

En solo dos años el equipo masculino del Asmubal Meaño ha pasado de jugar en Segunda Autonómica a ascender a Primera Nacional. Merced a la apuesta de la directiva que preside Silvia Lobato y del entrenador Víctor Garrido. De la mano del equipo femenino el club ha puesto en el mapa a Meaño, un pequeño concello orgulloso del Asmubal.

El Asmubal toca el cielo