Llenan de pintadas homófobas la casa de un vecino de Cabo de Cruz por exhibir la bandera arco iris

Vista de la pintadas realizadas en la casa del boirense, en Cabo de Cruz | cedida
|

Este mes de junio se conmemoran en el mundo los días de la diversidad sexual y de los derechos de las personas LGTBI+, así que Pablo Chouza y su mujer decidieron colgar la bandera arco iris en casa con el propósito de ofrecer un apoyo visible y avanzar en la educación de sus hijos en el respeto y la tolerancia, pero nunca se imaginaron que recibirían semejante respuesta. Cuando el boirense salió ayer por la mañana de su vivienda, ubicada en Cabo de Cruz, encontró toscas pintadas y una mezcolanza de mensajes de simbología y homofobia en la puerta y en la fachada con frases como “Maricón”, “Casa do Maricón” y “España” y el dibujo de unas franjas rojas y amarilla emulando la bandera española. “Abres a porta, ves isto e se che queda un corpo... Pregúntaste como é posible que hoxe en día pase isto”, cuenta el afectado, que en seguida denunció los hechos ante la Guardia Civil.


La reacción resulta aún más sorprendente si se tiene en cuenta que no es la cabeza visible de ningún movimiento y realmente parece producto de un acto de vandalismo, pero no deja de ser grave, como él mismo reconoce. Pero “pasado o mal rato”, y tras recibir multitud de apoyos, incluso de vecinos dispuestos a echarle una mano para limpiar la fachada, él y su mujer decidieron dejar las pintadas, y por su puesto la bandera, e ir más allá, porque “non son neutral, non todas as opinións valen”, explicó. Así, se pusieron en contacto con diferentes clubs y asociaciones y ayer por la tarde se estaba gestando una respuesta colectiva para llenar Cabo de Cruz de banderas arco iris y dar así apoyo no solo a la familia afectada, sino a los derechos y libertades de las personas con diversidad sexual. Así las cosas, “parece que se lleu deu a volta a tortilla”, explica Chouza, pues frente a esa minoría que “é a que fai máis barullo”, hay una mayoría que rechaza el odio y la falta de respeto. Aunque el boirense está tranquilo y considera que este ataque no irá más allá, no deja de comentar que ha tenido efecto en su familia después de que su hija mostrara temor por los hechos.

Llenan de pintadas homófobas la casa de un vecino de Cabo de Cruz por exhibir la bandera arco iris