El área sanitaria, en estrecha vigilancia por el aumento de casos en pocos días

La vacunación se hace en el recinto ferial de Fexdega | gonzalo salgado
|

En continua y estrecha vigilancia. La afectación del brote de coronavirus vinculado a los estudiantes de Mallorca es prácticamente y en su totalidad en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés. Así lo constataban ayer los miembros del Comité Clínico que asesoran a la Xunta en la pandemia y que advierten de que la incidencia acumulada se ha triplicado en solo una semana en esta zona. Las primeras consecuencias de estos datos las sufrirán en Cambados y en Vilanova, que a partir del sábado pasarán al nivel medio con restricciones de aforo en hostelería. Una medida que no pilló por sorpresa a los regidores de sendas localidades. La alcaldesa de Cambados, Fátima Abal, reconocía que en los últimos días se ha notado el goteo de casos al alza y que, después de consultarlo, se concretó que se trata de un “brote familiar” que se extiende incluso hasta Meaño y con casos fundamentalmente asintomáticos. “Daí o problema, porque ao non saber que teñen o virus son máis perigosos á hora de pasalo”, explica Abal.


Ese aumento de casos también se notó en Vilanova y su alcalde, Gonzalo Durán, apuntaba que “ahora que la mayor parte de la población más mayor está vacunada los casos se dan en gente más joven que, eso sí, en ellos el virus tiene una letalidad menor”. Sin embargo el regidor vilanovés advierte que el hecho de que siga habiendo casos activos, aunque no requieran ingreso hospitalario, conlleva la aplicación de medidas restrictivas que afectan a la hostelería y a la economía local. “Nos estamos jugando mucho”, advierte Durán. Y es que el regidor se muestra preocupado por la afectación que puede llevar “esta nueva ola” en la economía de la comarca, muy vinculada al sector turístico. “Nos estamos jugando el verano”, replica. De hecho Durán se mostró crítico con la decisión del gobierno de levantar la obligatoriedad de llevar mascarilla por la calle. “No podemos hacer nada como Concello en este sentido, pero yo recomiendo que se siga utilizando”.


Sobre este aspecto habló también la jefa de servicio de Anestesiología y Reanimación del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra, Marina Varela, advirtiendo del cumplimiento de las normas “a aquellas personas que no hayan sido vacunadas y que tienen el riesgo todavía total de coger el virus”. Apuntó que “cuanto más circule, más opciones de que haya variantes”.

El área sanitaria, en estrecha vigilancia por el aumento de casos en pocos días