Las explicaciones de Castro en el Pleno no bastan a la oposición de Ribadumia

Un momento de la atípica sesión extraordinaria | concello
|

Como era de prever tras el Pleno del jueves, la respuesta del alcalde ribadumiense David Castro a la moción de reprobación que le planteó la oposición no ha convencido, por mucho, a ninguno de los tres grupos críticos.

Tanto PP como PSOE y Somos han publicado o transmitido estos días respectivos comunicados en los que cargan contra el papel del primer edil en esa sesión. A ninguna de las tres formaciones le basta la posición que el alcalde ha adoptado con respecto a las supuestas amenazas sufridas por el opositor de Somos Enrique Oubiña por parte de alguna persona que abandonaba una fiesta nocturna en casa del primer edil.

Para los tres grupos, el Pleno, forzado por ellos mismos, fue una oportunidad más perdida por el regidor de poder hacer una condena explícita a esas supuestas amenazas, que han sido denunciadas a la Guardia Civil y que, supuestamente, habrían quedado recogidas además en un vídeo.


PP, PSOE y Somos


El grupo de Martín Vázquez calificó en redes sociales la intervención del alcalde de “barriobajera”, además de “esperpéntico, patético, de actitude soberbia”. “Rematada a súa penosa, insidiosa e insultante intervención, non deixou intervir a ningún dos representantes da oposición e fixo alarde do que unha forza política non debe facer, devastar o diálogo, a réplica, o debate… todo aquilo que a democracia nos dá e que David Castro nos quita”. “O xoves caeu a careta do alcalde. Chegou a insinuar gravísimos presuntos comportamentos delictivos dun concelleiro. Digno de estudo, o caso”, consideran. “Nunca pensariamos ter chegado a isto, pero aí estamos, aí o temos”.

El PSOE considera que el alcalde “segue sen condenar os ataques a un concelleiro da oposición” (por Oubiña). Lo acusan de “mentir en varias ocasións”, “evidentemente preso dos nervios” y, aún más, los socialistas afirman que hubo “amenazas claras do alcalde” de “querellarse xudicialmente contra Enrique Oubiña, cando xa vai alá máis dun mes dos feitos, e se tivese algo co que querellarse xa o tería feito”, opinan. De IR dicen sentir “vergoña allea” y, de Castro, “quen non mostra respecto non pode esixir ser respectado”.

En Somos, califican el Pleno de “lamentable espectáculo circense por parte de IR”. De Castro consideran que “reafirmouse en todas as súas declaracións anteriores de desprezos a un concelleiro elixido tan democraticamente como foi elixido el”, creyendo aún “máis lamentable, se iso é posible, que á hora de condenar os actos violentos en torno aos que xiraba o debate, no canto de amosar unha postura contundente, dedicouse a xustificar eses actos con todo tipo de argumentos peregrinos”.



Desde el ejecutivo de IR


El grupo de IR en el gobierno municipal defendió en Pleno que no condenar unos hechos de forma explícita no equivale a darlos por buenos. También que dicha condena tal vez sería más pertinente cuando haya una sentencia o se aclaren los hechos. Castro, en todo caso, sentenció que toda forma de violencia debe ser perseguida. 

Las explicaciones de Castro en el Pleno no bastan a la oposición de Ribadumia