Vecinos de Bandourrío se manifestarán para reivindicar más medios policiales

Vecinos denuncian que se siguen celebrando botellones pese a los carteles que los prohiben
|

Una manifestación para reivindicar más medios policiales. Esa será la respuesta que están decididos a dar los residentes en el céntrico barrio ribeirense de Bandourrío a la preocupante problemática que están padeciendo desde hace meses y que sostienen que “a cousa estase desbocando”. El portavoz de la asociación vecinal, José Ramón Oujo, indicó que lo ocurrido con varios actos vandálicos y comportamientos incívicos por parte de algunos individuos en la madrugada del pasado domingo no fue un hecho aislado, pues es algo que se repite con mucha frecuencia y que, al no ponerle una solución las autoridades, está yendo a peor. Además, como ya ocurrió en alguna otra ocasión, señaló que los que causaron daños en coches y los que arrojaron un envase de vidrio a la Policía Local son la misma gente.


José Ramón Oujo advirtió que los vecinos del barrio le trasladan que los actos vandálicos no están relacionados con la hostelería, sino con la gente de la calle. Precisó que los problemas no sólo se vienen registrando las noches de los fines de semana, aunque es en ellas cuando sufren un repunte, y que durante el verano se agrava la situación. En ese sentido, señaló que los vecinos le informaron que recientemente han sufrido percances con esa gente incluso por la semana y a plena luz del día, tales como que les reventaron el buzón de cartas y el letrero de un negocio, les llaman a los timbres para molestar, les dan patadas a las puertas, e incluso a alguno le desengancharon los cables que estaba sujetos a la fachada de su vivienda y a un matrimonio de edad avanzada lo estuvieron incomodando y mortificando durante varios días consecutivos.


Desde la asociación de vecinos de Bandourrío señalan que pese a que desde hace tiempo se instalaron señales -por duplicado- para prohibir la celebración de botellones en el parque de Pedra Pateira, informándose de las sanciones que se les pueden imponer a los infractores, de nada están sirviendo, pues siguen desarrollándose ese tipo de concentraciones de jóvenes en ese recinto, y que aunque los residentes llaman a la Policía Local, la respuesta que reciben la mayoría de las veces es que no pueden ir pues están ocupados en otros servicios y que no cuentan con más efectivos para poder atender todos los avisos. Por ello, desde el colectivo vecinal quieren hacer un llamamiento a que se incrementen los medios policiales y que haya coordinación entre las diferentes fuerzas de seguridad de la localidad.


Reacciones políticas

El principal partido de la oposición, el PBBI, se reafirma en lo que solicitó en una moción relativa al barrio de Abesadas con la petición de la convocatoria urgente de la junta local de seguridad. Su portavoz, Vicente Mariño, lamenta que muchos vecinos se vean impotentes “ante el abandono de un equipo de gobierno que está ausente y sin dar soluciones ante la grave crisis de seguridad” que atraviesa Ribeira, y reclama explicaciones frente a esa “pasividad”, así como a la falta de medidas de control del aumento de los casos positivos de Covid-19. Tal y como piden los vecinos, también reclama el aumento de la dotación de agentes y, además, una mayor presencia de policías de paisano. “Solicitamos que el alcalde se ponga a trabajar y se dirija a la Delegación del Gobierno y solicite aumento de agentes. Ribeira y sus vecinos se merecen un gobierno que trabaje y no el actual que sólo se dedica a salir en la foto”.


El BNG, que se suma a la petición de convocatoria de la junta local de seguridad, así como de la comisión informativa de Mobilidade e Seguridade Cidadá, pide “atallar” el vandalismo y la inseguridad en Bandourrío que, asegura, van en aumento “mentres o alcalde non fai nada por aumentar o efectivos da Policía Local”, lamentó el edil Luis Pérez. Recordó que al aprobarse la Relación de Postos de Traballo (RPT) del Concello, ya denunció que no se recogía la disponibilidad horaria que venían prestando los policías locales, con lo que resultaría difícil cubrir las bajas, servicios especiales o reforzar el servicio nocturno. Los frentistas indican que no se cumple con la recomendación de la UE de contar con 1,8 agentes por cada mil habitantes, la capital barbanzana está lejos de esa cifra, pues precisaría 48 policías, pero ronda la veintena. Además, Pérez Barral advierte que el turismo y el hecho de ser una ciudad de servicio hace que Ribeira tenga una población flotante que excede su padrón.


Desde el Ejecutivo local ribeirense indicaron que, además de contar con auxiliares, el servicio nocturno de los fines de semana se está reforzando de 23.00 a 4.00 horas con una segunda patrulla, algo que parece insuficiente pues los mayores problemas surgen a partir de que vuelve a quedar una sola patrulla. Y anuncia que está previsto que este año se convoquen cinco nuevas plazas de agentes municipales con las que incrementar la plantilla y “poder mellorar así o servizo”.

Vecinos de Bandourrío se manifestarán para reivindicar más medios policiales