La quinta ola

|

El encargado de la salud de los catalanes dijo en la Cadena SER que “hasta llegar a la bata blanca, la responsabilidad es de cada uno”.


Rosa Montero en el semanal de El País dedicaba su página a “jóvenes descerebrados y mayores quejicas”. Les pedía responsabilidades a unos y a otros y situaba en su lugar a cada una de las partes.

El resumen de estas opiniones y otras parecidas es que “todos tenemos responsabilidad y todos podemos tener también excusas pero más vale que empecemos todos a tomar las cosas en serio. A remar todos juntos y en la misma dirección.


Hace falta también que desde la responsabilidad de quienes tienen todos los datos y la autoridad que les otorgan sus cargos y puestos usen la cabeza para algo más que peinarse. Tenemos ejemplos suficientes como para llenar varias páginas: el primo de Rajoy discutiendo sobre el cambio climático. O al propio Rajoy incumpliendo las normas del confinamiento. Está el ejemplo de Aznar discutiéndole a la autoridad cuantas copas podía tomar mientras estaba al volante. Están los negacionistas que en base de un montón de bobadas, atribuían a la vacuna poderes malignos.


En algunos casos, con la llegada de esta nueva ola, algunos ciudadanos abandonaron las precauciones y no sirvió de mucho los mensajes que llegaban desde la ley. No hará falta recordar que en un sitio el juez decía si y a pocos kilómetros otro colega –que imagino había estudiado las mismas asignaturas – decía lo contrario.


Puede parecer curioso que en este tema los que estudiaron derecho enmiendan la plana a los que se dedican a la medicina. Pero llega lo inaudito: en Alicante un juez absuelve a un ciudadano que se declaró culpable. Este es un país bastante rarito.


Al final hay que volver a la canción que le pedía a Pepiño que no se fuera a ahogar en la playa como les pasó a otros muchos que no vieron la llegada de la cuarta, quinta, sexta ola.


Hace falta una reflexión también sobre la nueva ola -¿quinta, sexta, novena?- que nos llega desde la política: aquí es el “negacionismo” de parte de las bancadas de la derecha que empeñados en negar la mayor, usan la pandemia para arrebatar puñados de votos. El representante del gobierno central en Galicia le ha pedido a la Xunta “respeto constitucional” y normas claras. Y es que ellos, los que mandan y tienen el poder, no pueden empujar al personal hacia las nuevas olas…

La quinta ola