Patrimonio deniega la reconstrucción de la histórica escalinata de Fefiñáns

Los concejales Samuel Lago y Xurxo Charlín dieron cuenta ayer de la situación ante el muro | gonzalo salgado
|

Revés para la principal de las actuaciones proyectadas en la reforma de la Praza de Fefiñáns. La Dirección Xeral de Patrimonio Cultural de la Xunta no autoriza obrar en el muro del recinto exterior de la iglesia, el que da con la plaza, para abrirlo y reconstruir la histórica escalinata que presidió el lugar hasta finales de los años 60. El Concello ya trabaja en un recurso de alzada ante el organismo, con quien también han pedido ya una reunión. Dos frentes, el legal y el del diálogo, para tratar de convencer y luego revertir la negativa a esta ejecución.

Así lo explicaron ayer en una comparecencia in situ los concejales Samuel Lago y Xurxo Charlín, que se mostraron decepcionados por la negativa. También firmes en su propósito de tratar de conseguir la luz verde y con cintura para intentar tender puentes hacia el entendimiento.


Los argumentos


Patrimonio desaconseja actuar en el muro. Concede que, históricamente, existía tal escalinata y que esta desapareció solo a finales de esa década de los 60 para facilitar el paso de vehículos. Pero, así y todo, el resultado de aquella intervención durante el franquismo había quedado bien “integrada” en el entorno, por lo que priman la prudencia, evitando nuevas actuaciones que puedan comprometer o desvirtuar el conjunto, zona culmen del casco histórico.

El gobierno local lo ve de otra forma. No niegan que el resultado haya sido bueno. Pero Charlín subrayaba el hecho de que la escalinata existió “durante catro séculos” y que, por tanto, no se puede comparar con un muro que existe solo “desde hai cincuenta anos”. Máxime cuando la función de aquella retirada de la escalera ya no existe, la del facilitar el paso de vehículos, toda vez que la plaza es netamente peatonal. Además, ambos ediles tienen absoluta fe en el proyecto que defienden. Las piedras del muro, que antes eran de la escalinata, están perfectamente identificadas y numeradas, por lo que la reconstrucción sería absolutamente fiel: Una restitución de los sillares a su emplazamiento original como peldaños. Una propuesta a la que “ninguén amosou oposición”, que tiene ya fondos del Plan Concellos disponibles y también el visto bueno del arzobispado. Y que incluso se había llegado a plasmar en un proyecto del propio organismo patrimonial, allá por 2007, si bien nunca se llegó a ejecutar. Por todo ello, lucharán, hasta el contencioso si fuera necesario.

La escalinata supone unos 45.000 euros del proyecto global de 250.000, que incluye actuaciones en zonas verdes, firmes varios, acceso mejorado desde la Avenida de Vilagarcía, canalizaciones hidráulicas, mobiliario urbano e iluminación. Solo para estos dos últimos puntos Patrimonio ha recomendado matizaciones al proyecto, las demás cuestiones fueron autorizadas sin reservas. El gobierno tratará de desbloquear todo el conjunto, con escalinata, pero si finalmente no es posible, valoran la ejecución de lo demás. 

Patrimonio deniega la reconstrucción de la histórica escalinata de Fefiñáns