Adega rechaza el dique previsto en A Carabuxeira y reclama a la Xunta que no le dé autorización

Infografía del proyecto con el antes y el después tras construir el paseo | d. a.
|

La Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega) ha pedido a la Xunta que deniegue la autorización ambiental para construir el espigón proyectado en la playa de A Carabuxeira para evitar las fugas de arena de la regeneración prevista y que, en realidad, tienen su origen en el puerto deportivo, construido hace más de 20 años. De hecho, reprocha que no se contemplen medidas sobre esta infraestructura y considera que lejos de solucionar el problema, se agravará.

La entidad señala que la creación de este dique en forma de rampa, de hormigón armado y con 100 metros de largo que se construirá en perpendicular a la costa “non só non solucionará a problemática da regresión dos areais de Carabuxeira e Lavapanos senón que agravará a alteración das correntes mariñas e aumentará a presión urbanística sobre o mar, incidindo de forma negativa sobre o ecosistema”.



“Defectos”


De hecho, le ha pedido a la Dirección Xeral de Patrimonio Natural de la Xunta que rechace el trámite sobre este proyecto de regeneración, un nombre que le parece “eufemístico” pues “non propón ningunha solución real que incida nas causas de orixe da problemática”, el puerto deportivo, y “paradóxicamente, prevé incorporar máis infraestructuras de formigón no mar e o aporte artificial de area que habería que repoñer de forma recorrente”. Además de que está previsto ocupar unos 350 metros de servidumbre de protección de costas para crear un paseo que, según el promotor, la empresa municipal Nauta Sanxenxo, ayudará a proteger los cimientos de las viviendas, desprovistos de la protección de la arena y afectadas por los embates del mar.

Pero Adega asegura que encuentra otros “defectos” en la evaluación como que “non avalía” el posible impacto del dique sobre los fondos marinos y los hábitats de interés comunitario presentes en la zona como las comunidades bentónicas de algas e invertebrados, ni “tampouco analiza” el que pueden tener los aportes de arena sobre las comunidades de animales. Del mismo modo considera que el remover la arena puede “favorecer a contaminación biolóxica, contribuíndo a estender ás especies exóticas invasoras” existentes en la zona, como reconoce el propio documento. Cabe recordar que está previsto aplicar un total de 24.000 metros cúbicos de áridos en Carabuxeira y 3.000 en Lavapanos.

Respecto a los cuatro bancos marisqueros de la zona –dos se explotan– alertan los ecologistas de que “tampouco se determina” como le podrían afectar las obras a ellos y a la actividad productiva de longueirón y poliquetos “máis aló do período de construción das obras”. Además de que se “desprezan”, dice, las previsiones de retroceso medio de la zona costera por el cambio climático.

Por todo ello pide también a Nauta que abandone este tipo de propuestas, como lo hizo antes el Colectivo Ecoloxista do Salnés (CES) y la Sociedad Gallega de Historia Natural (SGHN), que a finales de julio pidió a la Xunta la demolición del puerto como única alternativa a todos las opciones que se barajaban. 

Adega rechaza el dique previsto en A Carabuxeira y reclama a la Xunta que no le dé autorización