La democracia es para mejorar

|

España cuando tuvimos democracia no la valoraron suficiente y al perderla lo lamentaron, y ahora volvemos a olvidarlo y corremos el riesgo de no usarla adecuadamente para reivindicar la justicia y la convivencia. Y algunos políticos extremistas son los que la echan a perder como estamos comprobando por falta de civismo para los consensos. Sabemos que todavía quedan reparaciones y privilegios que algunos partidos defienden.

En España enterramos muy bien como dijo Rubalcaba. Me estoy acordando de él y del Presidente Suárez que en vida fueron vilipendiados. Del mismo modo los políticos se queman muy bien. Sobreviven los expertos en malas artes machacando a todo aquel que plantea con acierto resolver los problemas de interés general. En vez de apoyarlo lo destruyen, no vaya ser que su buen hacer dificulte sus ansias de llegar al poder. Pero también creo que los gobiernos tienen la obligación de buscar consensos sinceros con la oposición, al fin representan a parte de los ciudadanos.

Esta forma de hacer política es nociva y dificulta hacer efectiva la democracia real por el mal uso que se hace de ella. Y lo malo es que muchos que presumen de progresistas dicen que es una mala democracia sin darse cuenta de que es un instrumento al servicio del bien y del mal. La democracia sirve para perfeccionar la vida pública con buena gestión y transparencia de las instituciones y la vida pública.

La democracia es un instrumento para la participación, la transparencia al servicio de todos. Uno deja de ser político cuando no cumple con su deber de cargo público, tal como exigen las leyes y la ética cívica. Por el contrario esas organizaciones políticas, ya en su día dijo Pablo Iglesias, fundador del PSOE y UGT, que había que evitar que entraran en el partido canallas porque estos pueden llegar al poder engañando a la población,como vemos a menudo. Prometen una cosa y hacen la contraria.

También estamos viendo como Casado en su afán por alcanzar el poder ataca al gobierno, sin ton ni son, en sus salidas a la UE sin darse cuenta que esta perjudicando los intereses de los españoles.

En los 40 años de democracia nunca niguna oposición llego a tanto. La oposición tiene el deber de corregir y hacer crítica constructiva al gobierno , pero fuera debe ayudar al gobierno en defensa de la marca España. También sobra el mantra del PP para deslegitimar al gobierno por estar comunistas; al fin y al cabo los diversos gobiernos del PP también tuvieron ministros que procedían del comunismo, como Celia Villalobos, Piqué, Pilar del Castillo y otros. Pero es práctica habitual en los partidos con poder, con un tiro matan dos pájaros, una ganan imagen para conseguir más votos progres y por otra parte debilitan al partido contrincante. Los cargos bien renumerados anulan las convicciones ideológicas. También es recurrente que los gobiernos entrantes le echen la culpa a su antecesor por dos razones, impedir que vuelva a recuperar el poder, a la vez le sirve de coartada para no cumplir lo prometido. Pero lo curioso es que la mayoría no pierde un minuto en analizar a eses políticos que prometen cosas que después no cumplen al llegar al poder. Han demostrado que cuando estaban en la oposición no exigieron transparencia en las instituciones donde estaban.

Conclusión: la democracia nos implica a todos, y los votantes debemos castigar a los políticos que van a servirse en vez de servirnos, para eso hay que tener criterios propios e implicarse en vez de echarle la culpa a la democracia que sirve para hacerlo bien, o mal. Así que tanto políticos como jueces dejen de encanallar las instituciones y renueven los órganos judiciales y cumplan la Ley que emana de la Constitución, o dimitan para cumplir con su deber de respetarla.


La democracia es para mejorar