Revenidas se refuerza tras una exitosa edición por la que pasaron más de 7.000 asistentes

Guadi Galego fue una de las actuaciones de esta edición | gonzalo salgado
|

La pandemia y las restricciones no pueden con apuestas ya tan afianzadas como el festival Revenidas, que se clausuró el domingo tras atraer a sus conciertos a más de siete mil asistentes. “Creo que conseguimos facer o mellor Revenidas posible que se podía facer nesta situación”, asegura Xoán Quintáns, uno de los organizadores del evento.

Más de 6.500 personas pasaron por el recinto del festival durante los cuatro días en los que se celebraron los conciertos. La jornada más co ncurrida fue la de la noche del domingo, que subió al escenario a Zoo, Monoulious Dop y Mounqup y en el que se cubrieron, por completo, las 1.500 plazas de capacidad que tenía el recinto.

A todos esos asistentes hay que sumar los que acudieron a espectáculos familiares en Rafael Pazos, a los que acudieron a los conciertos a bordo del Chasula y a los que participaron en el roteiro que estuvo guiado por el polifacético Xurxo Souto.

Las estrictas medidas de seguridad e higiene no impidieron la diversión ni el diseño de una completa programación, que se ejecutó al cien por cien y que incluso incorporó novedades. En este sentido, desde la organización destacan la integración del parque de Dona Concha en el recinto del festival, lo que permitió disponer de un espacio de sombra, con mesas y sillas en la zona gastro, y de una zona de expansión. También resultó la colocación de dos pantallas gitantes a los lados del escenario, para poder seguir los conciertos con todo detalle. 

Revenidas se refuerza tras una exitosa edición por la que pasaron más de 7.000 asistentes