Ribadumia alega el anteproyecto de la Xunta de nueva ley del agua

El Ayuntamiento afirma que la normativa traerá más gasto a vecinos y municipios, así como un peor servicio | cedida
|

El Concello de Ribadumia rechaza frontalmente el anteproyecto de Lei de Mellora da Xestión do Ciclo Integral da Auga que impulsa el gobierno gallego. El Ayuntamiento ha presentado alegaciones contra esta futura normativa, que considera discriminatoria, injusta, encarecedora de los recibos a los vecinos y e imposible de asumir en varios puntos.


El ejecutivo explicó ayer en un comunicado sus principales argumentos. Como que el texto alegado establece “medidas claramente invasoras das competencias municipais, como, por exemplo, a posibilidade de que uns municipios representen a outros, ademais de que se prevén funcións de coordinación por parte das deputacións provinciais moi por enriba das recollidas na Lei de bases de réxime local”, censuran.


Sin previsión

El texto también impone nuevas obligaciones, pero sin previsión de cómo se financiarán: “Impóñense prazos e obxectivos absolutamente imposibles de cumprir”, sin mecanismos económicos para afrontarlos.


Igualmente, añaden, “non se aprecia a xustificación do cálculo nin da determinación dos canons”. “Establécense uns importes fixos para as cotas dos canons recollidos, co que se vulnera a normativa en materia tributaria xa que obriga, en materia de taxas, a xustificar e limitar o importe das mesmas á cobertura dos custos reais dos servizos que gravan”. Es obvio, señalan, que los costes serán “distintos” en cada municipio, por lo que “resulta improcedente a fixación dunha taxa xeral para todos”.

Además, se alteran varios cánones: Desaparece el de coeficiente de vertido y se crean dos nuevos: El de gestión de depuradoras y el de gestión de red de colectores. Esto, advierte el Concello, “suporá un incremento de arredor do 180 % do recibo nos usos domésticos ou dun 130 % nos recibos para o uso de actividades”.


Otra de las principales recriminaciones es sobre las pérdidas de agua. Antes de imponer la obligación de pagar por estas, entiende el Ayuntamiento que debería realizarse “unha análise en profundidade de todas as redes de abastecemento de Galicia”, aportando medios para subsanar las deficiencias, donde se detecten.

A este respecto, señalan que “o Concello de Ribadumia conta cunha rede de abastecemento moi extensa e cunha antigüidade considerable”, a pesar de las mejoras realizadas en los últimos años.


Finalmente, hablan de “discriminación” para los municipios de menos de 20.000 habitantes. Por todo ello, consideran que la normativa “repercutirá moi negativamente” en el bolsillo de los vecinos, en las arcas municipales y en la calidad y funcionamiento del servicio de agua.

Ribadumia alega el anteproyecto de la Xunta de nueva ley del agua