El presidente del Liceo asegura que Varela acordó con un socio echar a Arousa Moza a cambio de un local

Borja Santamaría compareció ayer ante los medios para explicar la situación | gonzalo salgado
|

El presidente del Liceo- Casino, Borja Santamaría, asegura tener pruebas de que el alcalde, Alberto Varela, se reunió “a mis espaldas” con un socio y directivo de la entidad (aunque sin representación) y acordó que fuese la sociedad la que echase a Arousa Moza de las instalaciones de Castelao y que se retirase el recurso interpuesto “por una parte del importe de la compraventa correspondiente al año 2021”.

A cambio, los socios veteranos del Liceo- Casino podrán seguir realizando sus encuentros ya que contarán, asegura Santamaría, con su propia sede. Para ello, siempre según la versión del presidente del Liceo, que dice tener “todas las pruebas”, Varela habría comprometido la cesión de la Casa Jaureguízar y, “mientras no finalicen las obras del proyecto, que ya ha sido presentado a Patrimonio, el Concello pagará el alquiler de un local provisional, junto con los servicios de luz y agua y parte de la reforma necesaria”. El regidor se habría reunido al menos en dos ocasiones con este socio, la primera el 30 de agosto y la segunda el 15 de septiembre. A este segundo encuentro también acude el abogado del Liceo.



Acciones legales


“En esta segunda reunión, el alcalde do Alberto Varela muestra unos documentos que yo he presentado en el Concello a título personal y entrega copia de los mismos, vulnerando, como mínimo, la Ley de Protección de Datos. ¿Con qué derecho el alcalde cita a una persona que no es representante legal de la sociedad y qué poder emplea para entregarle una copia de documentos privados?”; se pregunta Borja Santamaría, que incide en que “las ilegalidades llegan hasta tal punto que incluso se han firmado y presentado acuerdos y actas de reuniones de la junta directiva del Liceo Casino que no han tenido lugar, en las que no solo no he estado presente sino que incluso me encontraba fuera de España”. Ante esta situación, anuncia acciones legales.

Santamaría preside también Arousa Moza, asociación que hace un tiempo llegó a un acuerdo con el Liceo para el uso y dinamización del local. Precisamente con el ánimo de revitalizar el Liceo, el joven se presentó a la presidencia del Liceo animado, relata, por el socio que se reunió con el alcalde y con el que dice sentirse dolido y decepcionado. No así con el alcalde, del que dice que no le “sorprenden” los “comportamientos mafiosos”. “Ahora me doy cuenta de que si el Liceo Casino ha llegado a la situación en la que se encuentra actualmente es por gestiones y prácticas como estas que hoy denuncio, y de las que me quiero desvincular por completo”, señala el presidente de la entidad, que el 2 de noviembre pondrá su cargo a disposición de los socios. Fue en verano cuando se dio a conocer que el Concello solicitaba a Arousa Moza que abandonasen las instalaciones del Casino. Les daba un plazo que finaliza el 13 de octubre, pero la asociación recurrió y se quedará hasta que se resuelva. Lo que no había trascendido hasta ahora son las divergencias entre Ravella y el presidente del Liceo. Y es que, en febrero Santamaría se reunió con el alcalde para abordar un nuevo convenio sobre el uso de Castelao. No hubo acuerdo ya que, explica, tanto la superficie como la duración eran menor de lo pactado y, además, Ravella se reservaba el derecho a la ruptura unilateral del acuerdo por cualquiera de las dos partes. 

El presidente del Liceo asegura que Varela acordó con un socio echar a Arousa Moza a cambio de un local