Terrazas y salud

|

Ultimamente las terrazas coruñesas están adquiriendo una notable notoriedad en cuando a su expansión y nacimiento en la ciudad como si fuesen setas en medio del asfalto, sin tener en cuenta que esta proliferación es perjudicial para la salud, por los efectos negativos de estar situadas en medio de la circulación rodante o cercanas a ella, lo que conlleva un aumento de las enfermedades respiratorias, tanto bronquiales como pulmonares, entre otras que pueden aparecer, las menos dañinas y no por ello más molestas, como pueden ser las alergias.

Las terrazas de la Marina, han incrementado su especio con la benevolencia municipal, en una proporción desmedida en cuanto a terreno proporcional del dedicado a aprovechamiento económico y lúcido de las personas que transitan por el lugar, habida cuenta, de que la calzada tiene dos carriles de circulación intensa de vehículos de servicio público, de los denominados contaminantes o que producen gases nocivos para la salud, debido a las varias decenas que pasan por la zona a lo largo del día y las personas más expuestas a posibles enfermedades respiratorias, son las que se sientas en las mesas más cercanas a la calzada, no quedando espacio apenas para el peatón que circula en medio de aquella vorágine de terrazas sin ningún resguardo seguro, ni para los allí asentados, ni para los paseantes.

Luego están, las que van naciendo en medio de las calles, abarrotadas de tráfico, incluidos atascos, semáforos y paradas intermitentes, lo que hace de estas terrazas un doble peligro para los usuarios, de un posible accidente y de una mayor peligrosidad para su salud, al estar inertes y respirando un continuado, aire contaminante que daña seriamente su salud y en medio de una brutal circulación, hay varias calles céntricas de la ciudad en que se nota la colocación de estas endebles terrazas, que constituyen un peligro para su seguridad, tanto, física, como sanitaria.

Lo que no se entiende, es que el Ayuntamiento, como servidor de los ciudadanos, permita tanto su expansión, tan aleatoria y la colocación de nuevos nichos de terrazas en lugares tan sensibles para el ser humano expuestos a padecer enfermedades respiratorias.Las terrazas seguras, son aquellas que están situadas en parques y jardines o en lugares por los que, no pasa tráfico alguno y están rodeadas de árboles y vegetación que contribuyen a un mejor ambiente y propicia aire limpio y sano, lo que contribuye a la relajación mental y un mejor bienestar saludable, una de estas terrazas está en los Jardines de Méndez Núñez, puede haber otras por la ciudad, ahí si se pueden extender para la placidez ciudadana y seguridad de su persona, alejada de los malos humos y de posibles accidentes, que nunca se dan, pero la precaución es poca y hay que asegurar por todos los medios que esto no ocurra y no es el caso actual, en que unas endebles terrazas, se levantan en las calles coruñesas, con un tráfico. Muy intenso. Se puede esperar que si algo sale mal, las consecuencias serán notorias, prevenir que eso no suceda es un deber del Municipio y velar por su seguridad, su obligación.


Terrazas y salud