Greenpeace aplaude la apuesta de Vilagarcía por el transporte en bici

El paseo marítimo hasta Vilaxoán se llevó el distintivo verde como ejemplo de movilidad sostenible | cedidas
|

Vilagarcía ha sido una de las 24 ciudades de España seleccionadas por Greenpeace para llevar a cabo una campaña de concienciación ciudadana en la que se señalizan aquellos entornos urbanos en los que se apuesta por la movilidad sostenible y también aquellos otros en los que la accesibilidad y el compromiso con la prioridad para el peatón todavía son asignaturas pendientes. La campaña se realizó con motivo de la Semana Europea da Mobilidade y de ella todavía pueden verse retazos en algunos puntos. El coordinador gallego de Greenpeace, Manuel Santos, destaca que “o nivel de tráfico nas cidades, que se veu reducido de forma notable durante a pandemia e o confinamento, volve a estar a niveis de pre-covid”. Datos que preocupan teniendo en cuenta que “parece que non aprendemos nada diso”.

Bajo el título de “Hackeamos las señales de tráfico” se actuó en diferentes puntos de la ciudad para advertir cuales eran más sostenibles y cuales todavía necesitan un cambio claro. Así pues lugares como la Praza da Independencia o el Paseo Marítimo hasta Vilaxoán fueron calificados como sostenibles con una señal verde por ser espacios idóneos para la convivencia en la calle con predominio peatonal. Sin embargo otros puntos como la avenida Juan Carlos I o la Avenida da Mariña se llevaron la señal roja por problemas de accesibilidad y tráfico demasiado intenso para los parámetros que se barajan desde la organización ecologista.


“Gran esforzo”


En todo caso Manuel Santos reconoce que “en Vilagarcía estase facendo máis traballo de cara a fomentar o uso da bicicleta que na maior parte das cidades de Galicia”. Hace una comparativa con otros enclaves como puede ser el de Vigo que “durante a desescalada decidiu peonalizar as rúas para garantir as distancias e agora xa nada queda diso”. Algo que también pasó en Vilagarcía en donde vías como Arzobispo Lago fueron habilitadas durante el post confinamiento como únicamente peatonales y que ahora van a ser humanizadas por completo. “Eu creo que o modelo de Vilagarcía respecto do fomento do uso da bicicleta debería servir como exemplo a outras vilas grandes e tamén ás que non son tan grandes”. Y es que desde la entidad ecologista consideran que “as cidades deben ter máis espazos para as persoas ou para os vehículos que non son de motor”. Aplaude no solo el proyecto de las ciclovías, sino también servicios en ciernes como puede ser el de préstamo de este tipo de vehículos como es el del Vaibike.

Santos también pone también el acento en la importancia de recuperar el transporte público. “O tráfico de vehículos volve a ser o mesmo, pero o do transporte público -ben sexa por medo ou por outros motivos- segue sen estar ao 100 % como na época pre pandemia e é o punto polo que se debe apostar para ter cidades máis agradables para vivir. Porque as cidades deben ser para as persoas e non para os coches”. 

Greenpeace aplaude la apuesta de Vilagarcía por el transporte en bici