La plantilla de Atunlo paraliza las protestas tras el anuncio de la empresa de anular el sistema sancionador

Parte de la plantilla de Atunlo participó en la concentración a las puertas de la fábrica de O Grove | A.p.
|

La conservera Atunlo ubicada en O Grove comunicó ayer a sus trabajadores su disposición para parar los procesos sancionadores y dejar de emplear el sistema de medición de productividad que, si bien nació para premiar su trabajo, ahora afirman los empleados, la empresa lo estaría utilizando para “castigarles” de manera generalizada por bajo rendimiento, con sanciones e incluso despidos.

Este comunicado de la empresa se produjo ayer, minutos antes de que la mayoría de la plantilla se concentrase a las puestas de la fábríca para protestar por lo que considera, el “uso perverso” de este sistema que les está haciendo vivir una situación de “maltrato e presión” que mantiene de baja a medio centenar de trabajadores de los 140.

El sindicato CIG, con amplia representación entre la plantilla y el comité de empresa, cree que este anuncio de la dirección pretendía intentar parar la concentración prevista para ayer, sin embargo, la central y buena parte de los trabajadores decidieron seguir adelante con lo acordado y mantuvieron el paro desde las 13 hasta las 15 horas, coincidiendo con dos turnos laborales.

Aun así, la CIG prefiere ser cauta y ha solicitado una reunión urgente extraordinaria del comité de empresa de Atunlo para que la compañía ratifique este anuncio porque, “estas palabras xa as escoitamos moitas veces”, lamenta la representante sindical Mar Vila. “Temos que parar xa o protocolo sancionador da empresa, deixar sin efectos as anteriores sancións e que os compañeiros e compañeiras que están na casa con baixas se recuperen pronto”, señala Vila, quien añade que en la reunión también pedirán a la empresa que anulen dejando sin efecto los procesos sancionadores ya abiertos contra algunos trabajadores y los despidos.

También advierten a la empresa del “abuso de la autoridad” que según denuncian, están sufriendo los delegados de la CIG por parte de algunos puestos intermedios de Atunlo. “Se faltou ao respeto, se tratou machistamente e se tentou meter medo a algunhas traballadoras para que non secundaran as movilizacións, e eso non o vamos a permitir, ante todo respeto. Continuemos co diálogo”, explicó Mar Vila.



Abuso de la autoridad


En este sentido, avisan, “ou a empresa lle para os pés ou o fará a CIG cunha demanda por abuso da autoridade contra os delegados e algúns traballadores”. Además, empieza a sonar por la fábrica alguna maniobra de recogida de firmas para suspender al actual comité de empresa presidido por la CIG.

En cuando al sistema de productividad, la CIG confirma en que está a favor si se utiliza como antes, solo para premiar a los empleados más productivos, pero en ningún caso para crear este ambiente de tensión en la plantilla.



Protestas en pausa


Todo ello se tratará en la reunión que tiene una semana de plazo para convocarse, y a la espera, la CIG decidió paralizar las protestas como muestra de buena voluntad. En todo caso, no dudarán en retomarlas si las negociaciones no avanzan y todo queda en “papel mojado”.

En la concentración, la única por el momento, también estuvo presente Rosa Domínguez, la presidenta del comité de la fábrica grovense Thenaisie Provoté, que está a la espera de resolver su venta para seguir adelante con la actividad en la firma. Domínguez mostró a las trabajadoras su apoyo en esta lucha, y recordando los meses de incertidumbre de Thenaisie, animó a la plantilla de Atunlo a “seguir adiante e non doblegarse”. “Non vos deixedes manipular. Non estamos no momento de perder ningún posto de traballo en O Grove”, lamentó. 

La plantilla de Atunlo paraliza las protestas tras el anuncio de la empresa de anular el sistema sancionador