El Ribadumia, que mereció más, frena la racha triunfal del Villalonga

Bisti controla el balón ante la presencia de Cheri y Gus durante el derbi de ayer en A Senra | gonzalo salgado
|

Ribadumia 1-1 Villalonga


El derbi de A Senra acabó en empate después de que el Ribadumia consiguiese ser el primer equipo del grupo que no sucumbió ante el líder Villalonga. De hecho los locales completaron un buen partido y estuvieron muy cerca de ganar. Y eso que el partido empezó de la peor manera posible para los intereses de los de Yago Yao. Tras el varapalo que supuso perder la semana pasada en el tiempo de aumento ante el Pontevedra B, ayer por la mañana empezaron encajando también a los cinco minutos.


El líder hizo el 0-1 merced al oportunismo de Héctor, que remató un centro lateral al fondo de la red. El Ribadumia, que había tenido la primera gran ocasión del partido en las botas de Dieguito, mostró mucha fortaleza mental ante esta situación en contra de inicio y se volcó en busca del empate generando bastantes ocasiones.


Un remate de Vitti de cabeza desde el punto de penalti que paró el portero Rodri. Otro remate de Vitti a bocajarro que también lo sacó Rodri con los pies. Otro remate de cabeza de Vitti que salió cerca del palo y uno de Zamorano que falló incomprensiblemente en el área pequeña. Además de un par de tiros de Diego desde la frontal.


En una gran jugada por banda izquierda llegó el premio para los locales, tras un centro de Diego que finalizó Vitti para hacer el empate.


El partido fue muy intenso y los locales acabaron muy decepcionados con el arbitraje, ya que reclaman dos goles anulados y también un posible penalti sobre Cerqueiras, como explica el propio técnico local: “Fuimos superiores. Nos anularon dos goles. Uno a Cerqueiras que no es fuera de juego y otro a Vitti más dudoso. Tampoco nos pitaron un claro penalti que reconocieron hasta los adversarios”. El Villalonga por su parte fue capaz de generar también sus opciones para hacer el segundo, sobre todo una muy clara que detuvo Roberto Pazos.


“Hicimos un gran partido, con buen juego y generando ocasiones y es una pena que solo hayamos consumado un punto”, dice Yago Yao. “Con los dos goles anulados, el penalti claro no pitado y con todas las ocasiones que generamos, el resultado nos parece muy corto”, resume. “Estoy muy contento por la imagen del equipo, porque salimos reforzados al ser superiores al equipo que llegaba como líder invicto”. El Villalonga mantiene su ventaja al frente de la tabla, mientras los aurinegros son octavos a 2 puntos del quinto puesto que pasa a ocupar el Gran Peña Celta C en una pelea por el top 5 que está abierta después de las primeras 5 jornadas.

El Ribadumia, que mereció más, frena la racha triunfal del Villalonga