Acepta cinco años y medio de prisión el acusado de abusar de su hija menor discapacitada

Fachada de la sección sexta de la Audiencia Provincial en Santiago | Cedida

Un vecino de O Barbanza acusado de abusar de su hija menor de edad con discapacidad durante cuatro años ha sido procesado ayer por la Sección Sexta de la Audiencia Provincial en Santiago aceptado una condena de cinco años y medio de prisión y otros cinco de libertad vigilada como autor de un delito continuado de abusos sexuales.


Según informa Europa Press, además deberá abonar una indemnización de 20.000 euros y también se le ha impuesto la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de la víctima, su hija, así como comunicarse con ella por cualquier medio por un periodo de 10 años. El juicio se celebró a puerta cerrada y se ha saldado con esta condena, adoptada mediante un acuerdo de conformidad. El caso procede de los juzgados de instrucción de Ribeira.


Según el escrito de la Fiscalía, que solicitaba una pena inicial de 11 años de prisión, la víctima vivió con sus abuelos maternos hasta los 12 años y luego pasó a estar con sus padres. El progenitor, “aprovechando” que la madre trabajaba por las tardes, que él no tenía ocupación y que la niña no iba a clase la “obligaba habitualmente” a visionar películas de contenido pornográfico y le realizaba tocamientos en sus partes íntimas e incluso le introducía parte del pene y eyaculaba sobre ella, excusándose en que era “para medirle la temperatura y curarle el dolor de barriga”.


En está época, la menor, con una “minusvalía psíquica reconocida del 36 %”, sufría pesadillas “constantemente con su padre y de retraimiento y aislamiento con relación a los niños de su edad”, según defiende el Ministerio Público. Esto sucedió entre sus 12 y 16 años y el último episodio tuvo lugar días antes de la pérdida de la custodia por parte de los padres, en 2016, y entregada a una tía materna provisionalmente.


Por estos hechos, el Fiscal acusa al padre de un delito continuado de abusos sexuales, solicitando una condena de 11 años de prisión, que finalmente se ha quedado en cinco. La cantidad acordada para la indemnización de la joven también se reduce de los 30.000 euros reclamados a los 20.000 euros.

Acepta cinco años y medio de prisión el acusado de abusar de su hija menor discapacitada

Te puede interesar